A 30 AÑOS DE LA EDICIÓN DE ‘TALK IS CHEAP’, DE KEITH RICHARDS

Estándar

Un 3 de octubre como el de hoy, pero hace 30 años, se editaba TALK IS CHEAP, primer álbum solista de Keith Richards, grabado entre los meses de marzo de 1987 y mayo del ’88 en diversos estudios ubicados en New York City, Montreal, Monserrat, Memphis y las Bermudas. Hasta aquel momento sus aventuras en solitario contaban con un único antecedente, más precisamente cuando lanzó el simple RUN RUDOLPH RUN / THE HARDER THEY COME para las navidades de 1978 (con una versión de la canción de Marvin Brodie y Johnny Marks popularizada por Chuck Berry en la cara A, y una de la autoría de Jimmy Cliff ocupando el lado B) Una década más tarde, para 1988, las cosas no andaban nada bien en el seno de los Stones desde hacía hacía ya algunos años.

talk3A decir verdad, se encontraban peor que nunca. Jagger no sólo había firmado contrato con la CBS para lanzar su carrera en solitario (que comenzó con el disco She’s the Boss de 1985), sino que además, a pesar de la manifiesta insistencia de su compañero de ruta, venía negándose continuamente a salir de gira con el grupo, situación que sacó de las casillas a Keith, que inclusó llegó a declarar públicamente respecto a su co-equiper: “Si lo agarro, le corto la garganta”. Todo se tornó aún peor cuando Mick editó su segundo trabajo solista Primitive Cool en 1987, lo que encolerizó más a Richards, que incluso lo llevó a considerar seriamente el final de la banda, y a lo que se referiría ante la prensa como “la tercera Guerra Mundial”. Inactivo y cansado de los caprichos de Jagger, a pesar de haber siempre considerado a los Stones su prioridad, Keith optó por plasmar una mejor idea, para así darle fin a su exasperante ansiedad y mal humor producido por las circunstancias: la de formar su propio proyecto. Para eso convocó a una serie de músicos de vasta experiencia y trayectoria como sesionistas (el guitarrista Waddy Wachtel, el bajista Charley Drayton, el tecladista Ivan Neville y el baterista Steve Jordan) con quienes logró encontrar el sonido que tanto se encontraba buscando, y así consolidar al nacimiento de los X-Pensive Winos, con los que haría dos trabajos más en solitario (el álbum en vivo Live At The Hollywood Palladium, editado en 1991, y Main Offender, que vio la luz al año siguiente) Más tarde se sumarían la recopilación Vintage Vinos de 2010, y el que fuera su hasta ahora último trabajo solista Crosseyed Heart, editado en el 2015. Y hasta aquí llegamos. Por ahora.
LADO A: 1. Big Enough/ 2. Take It So Hard/ 3. Struggle/ 4. I Could Have Stood You Up/ 5. Make No Mistake/ 6. You Don’t Move Me
LADO B: 1. How I Wish/ 2. Rockawhile/ 3. Whip It Up/ 4. Locked Away

talk5

Anuncios

A 37 AÑOS DE “1234”, CUARTO ÁLBUM SOLISTA DE RONNIE WOOD

Estándar

Continuando con la cadena de aniversarios, hoy nos toca el no. 37 de “1234”, o tal el nombre que Ronnie Wood eligió para titular a su cuarto álbum solista, que salió a la venta el 2 de septiembre de 1981. Por empezar, no obviemos la gran lista de invitados que RW convocó para el disco. Son más de 20, pero a la hora de nombrar a los más reconocidos no podemos dejar de mencionar a Charlie Watts (no hace falta aclarar nada), Ian McLagan (casi que tampoco, pero al desprevenido le vendrá bien saber que fue su ex compañero en los Faces), Bobby Keys (nada por decir), Nicky Hopkins (nada que agregar), Waddy Wachtel (compañero de banda en los Winos de Keith Richards y mucho antes sesionista de uno y mil artistas), la legendaria estrella del soul Bobby Womack (con quien Ronnie compartía algo más que la música), los bateristas Jim Keltner y Ian Wallace (sesionistas de aquellos y con gran historial a cuestas), Robin Le Mesurier (miembro estable de la banda de Rod Stewart a comienzos de los ’80s), Anita Pointer (de las Pointer Sisters), Clydie King (que fue parte de aquellos magníficos coros vocales femeninos en Exile On Main St.), etc.

rw-1234b
Semejante seleccionado fue convocado por el co-productor del disco Andy Johns (otro notable en la carrera stoniana) a pasar por Los Angeles y Hollywood, donde Ronnie vivía por entonces, para participar de las sesiones del álbum en cuya tapa Ronnie aparece montado a un camello y, claramente, en una postal a todo descontrol y fiel al momento en que Ronnie transitaba por entonces en su vida personal: la de escaso de divisas y lidiando con una adicción a la pasta base que se extendió por 1 año y medio (para detalles más escabrosos, recomiendo leer su autobiografía “Ronnie”, o la de su ex-mujer Jo Wood) En cuanto a las canciones del disco en sí, Ronnie nunca sonó tan Dylan, más allá de su clásico parecido en el registro de la voz. Tanto es así que muchos llegaron a pensar que era el mismísimo Dylan que las cantaba al sonar en las radios por aquel entonces. 1234 presenta nueve canciones sucias, desgarradas, y a tono con la vida rápida y salvaje que su intérprete atravesaba por entonces. Aquí hay rock’n’roll estricto como la que abre y le da título al álbum, “Outlaws” (la única del disco que alguna vez fue tocada en vivo, y recién 8 años después el en el tour conjunto de RW junto a Bo Diddley bajo el nombre de The Gunslingers) o “Down to the Ground”, blues instrumental (“Redeyes”, un viejo demo de los Stones en el que cantaba Jagger), baladas acústicas (la hermosa “Priceless” o la muy FM “Fountain of Love”), y las mencionadas en las que Wood suena como Dylan (“Wind Howlin’ Through”, “She Was Out There” y “She Never Told Me”) El disco pasó apenas desapercibido por los ránkings de aquella época, y en definitiva no le sirvió a Ronnie para siquiera financiar la adicción que le trajo varios problemas aparejados. Hubo que esperar 11 años para que lanzara su próximo trabajo solista Slide On This, del ’92, pero esa es otra historia. Como sea, amo este disco, y no pienso parar de recomendarlo. Enjoy.
LADO A: 1. 1 2 3 4/ 2. Fountain Of Love/ 3. Outlaws/ 4. Redeyes/ 5. Wind Howlin’ Through
LADO B: 1. Priceless/ 2. She Was Out There/ 3. Down To The Ground/ 4. She Never Told Me

rw-1234c

10 DISCOS ESENCIALES – CHUCK BERRY “ROCKIN’ AT THE HOPS” (1960)

Estándar

¡Mi primer disco de Chuck Berry! A decir verdad, el primero que compré en vinilo. Hasta aquel momento tenía casi todo lo que Chuck había registrado, pero en cassette (toda una antigüedad, ¡pero qué lindo sonaban!…amén de haber sido en su momento un fiel soldado de las milicias del walkman y haberme gastado medio PBI de Noruega en pilas…) Digámoslo así, antes del arribo de la cultura digital, y su canilla abierta a casi todo, los discos de Berry eran un tanto difíciles de obtener en el país. Había que ir a disquerías especializadas y, en el mejor de los casos, te los grababan a cambio de un precio razonable. O bien el destino te llevaba a hacerte amigo de alguno de esos disqueros y te los terminaban grabando de onda, a lo que tampoco logré resistirme. A lo que se agrega una nueva página: como muchos de sus contemporáneos, aquellos arquitectos de la cultura del RnR de mediados de los ’50s, Berry tenía pocos álbumes de estudio. Lo más común de todo era la cultura del single (o simple, si les gusta más) Uno tras otros, según los dictados de la industria, lo que derivaba en una o varias recopilaciones (en el caso de Chuck, fueron muchas) a las que iban terminando a parar todas esas canciones que se editaban de a dos. Por lo que a los 20 años yo todavía era un ansioso (y ergo, fracasadísimo) consumidor de Chuck Berry que todavía no lograba saciar su instinto. Fue precisamente cuando hace ya bastante tiempo, en ocasión de un viaje de vacaciones a Rio de Janeiro junto a unos amigos, me dirigí a la (hoy desaparecida) disquería Modern Sound, en la clásica avenida Barata Ribeiro de la ciudad carioca. Modern Sound era “la” disquería de importados en Brasil, con alguna que otra que le hacía la competencia en Sao Paulo. Pero Modern Sound las superaba a todas en caudal. Un palacio de vinilos importados a diestra y siniestra capaz de dejar boquiabierto al más insaciable de los buscadores de buena música. Y también de frustrarme, como aquel último día de mi estadía cuando me dirigí al sitio en cuestión con apenas unos reales (o cruzeiros, por entonces) y encontrarme con no menos de veinte LPs por los cuale me babeaba descaradamente. Recuerdo haber visto no menos de 10 o 12 de Berry, pero mis fondos de aquel momento (reitero, fue al final del viaje) no me permitían comprar más de uno, y tal vez agregar alguna edición local brasilera de menor precio. Sin titubeos, el elegido fue el maravilloso Rockin’ at the Hops. Y no sólo por ser uno de los pocos discos integrales de estudio que editó (lejos de los singles o recopilaciones), sino que también, como la historia lo supo detallar ampliamente, era uno de los discos que Jagger llevaba debajo de su brazo el famoso día de su reencuentro con Keith Richards en la estación de trenes de Dartford en 1962. Así las cosas, tras contar las monedas que me quedaban, literalmente, terminé haciéndome de tal magnífica pieza, a lo que agregué la edición brasilera de Knocked Out Loaded de Dylan, que se había lanzado recientemente. No me voy a extender mucho sobre el disco porque para eso están las canciones que lo componen (ni tampoco esta vez me sobra el tiempo para hacerlo), pero desde aquí invito a todo degustador a hacer un recorrido por las doce canciones que componen a este disco originalmente publicado en 1960 (seis por lado), y grabado durante la era Chess Records, desde “Bye Bye Johnny” hasta “Let It Rock”, las mismas que, oh casualidad, han integrado el repertorio stoniano, y de tantos más, por décadas.
Y como si todo esto fuera poco, un capítulo más. Rockin’ at the Hops fue el disco que Berry me firmó en su primera visita a Argentina, en 1993 (y cuya imagen ilustra este comentario) Anécdota la cual invito a todo interesado/a a repasar en esta nota que escribí en ocasión de la muerte del más influyente de los padres del rock’n’roll, en marzo del año pasado. Enjoy.
https://sonaglioni.wordpress.com/…/papito-chuck-el-padre-d…/

DISCOANÁLISIS: LOS INTERMINABLES STONES Y SUS TRES AÑOS “EN EL AIRE”

Estándar

Publicado en Revista Madhouse el 9 de diciembre de 2017

edición deluxePACIENTE: Rolling Stones “On Air” (Interscope, 2017)

HISTORIA CLÍNICA: Ahora que las bóvedas del tiempo finalmente se dignaron a parir, ahora que el reloj que no para de girar sigue acrecentando el pasado minuto a minuto, los Rolling Stones finalmente editaron uno de los lanzamientos más esperados de sus -hasta ahora- más de 55 años de carrera. Y no sólo para regocijo de sus fans. “On Air” viene a cumplir ese objetivo tan largamente soñado, llenando uno de los tantos huecos que también habían quedado pendientes en la vastísima historia del rock y la música popular: editar oficialmente las sesiones de radio registradas para la BBC durante las etapas más prematuras de la banda.

Si ya lo habían hecho los Beatles en 1994, o Led Zeppelin tres años después (tan sólo por nombrar las más recordadas), ¿qué esperaban los Stones para decidirse a brindarle oficialmente al público parte de todas esas grabaciones seminales y formativas? Con seguridad, mucho habrá tenido que ver el éxito logrado con “Blue & Lonesome”, su más reciente trabajo de estudio, una colección de covers de blues registrados de manera cruda y directa en apenas un puñado de días, lanzado en diciembre del año pasado y que terminó tomándolos por sorpresa. “Ya estoy esperando a que salga el segundo volumen”, sugirió Keith Richards al respecto en aquellos días. Y entonces todo podría indicar que tal vez ésta sea la respuesta a semejante interrogante. Indiscutiblemente esa secuela a la que Richards aludía está representada por “On Air”. Si “Blue & Lonesome” nos mostraba a los Stones rindiéndole tributo a la música que los inspiró originalmente, el nuevo disco -que presenta material muy antiguo, paradójicamente- representa el primer lanzamiento legítimo de material en estudio y en vivo que el grupo grabó para la BBC entre 1963 y 1965, en instancias en que su ascenso a la fama comenzaba a dar señales más certeras, y también marcando aquel antes de que la sociedad compositiva de Mick Jagger y Keith Richard (que por entonces usaba su apellido sin la “s” original) comenzara a dar frutos. Y con Brian Jones en la banda, claro.

“En el momento en que lo hicimos, nos dijimos ‘¡Oh Dios mío, la BBC!’”, apuntó el guitarrista en una reciente entrevista para el diario L.A. Times. “Sólo queríamos ocultar el terror auténtico que teníamos. Había muchísima adrenalina”. Y a los hechos nos remitimos, entonces. Por aquellos años, el gobierno británico había instruido a las transmisoras que los artistas grabasen canciones diferentes para las emisoras de radio y de TV, o bien que las registren en vivo. Pero lo que podía ser una tarea extra para quienes tenían que someterse a esa política estatal, que claramente no formaba parte de sus agendas, acabó siendo una gran oportunidad para dejar una buena cantidad de nuevas tomas de muchos de sus grandes éxitos para la posteridad, o versionando canciones que, de otra manera, jamás hubieran alcanzado el vinilo. “La BBC quería que formemos parte de todo eso, y realmente no sabíamos por qué, o qué estábamos haciendo”, agregó Keith. “Tocábamos blues en bares, pero entonces metimos un disco en el Top 10, y de repente éramos la otra alternativa a los Beatles… Dios los bendiga. Lo primero que recuerdo sobre mi encuentro con la BBC es el tipo que estaba a cargo de controlar los micrófonos. Tenía un bigote enorme, como si fuera un oficial de la Fuerza Aérea Real británica, que me dijo ‘Si llegás a tocar ese micrófono, te decapito’. De todas formas yo no tenía idea de qué es lo que iba a hacer con el micrófono, pero tampoco es que él la tuviera mucho más que nosotros”.

ROLLING-LIBROAnticipado por un libro con un título de características similares titulado “Rolling Stones On Air In The Sixties: TV and Radio History As It Happened”, que detalla las presentaciones en radio y TV del grupo de 1963 hasta 1969, editado en noviembre, “On Air” (el vinilo, de tapa naranja) fue lanzado mundialmente el pasado 2 de diciembre, reuniendo 18 canciones -a las que se agrega una edición deluxe con 16 más, de cubierta amarilla, y una tercera en vinilo doble del mismo color- todas ellas registradas en sesiones de radio para distintos shows que integraban la programación de la BBC desde 1963 a 1965 (“Saturday Club”, “Top Gear”, “Rhythm And Blues” y “The Joe Loss Pop Show”, entre otros), de las cuales ocho nunca fueron registradas o editadas comercialmente. Para la ocasión, todas las tomas fueron sometidas a un proceso de remasterización especial bautizado “separación de fuente de audio”, en el que los ingenieros de los estudios Abbey Road contratados para realizar el proyecto se encargaron de que cada porción del audio radial (esto es, voces e instrumentación) fuera separada de la mezcla original para luego ser reconstruidas y remezcladas en conjunto, de esa forma logrando un sonido final con más sustancia. Los resultados pueden llegar a ser llamativos para quienes escuchen las pistas por primera vez, pero no tanto para aquellos que conozcan la sesionografía de los Stones más en profundidad. ¿El motivo? Todas las canciones que integran “On Air” ya habían visto la luz en decenas de bootlegs (ediciones piratas, no oficiales) desde al menos mediados de la década del 70. Nada nuevo para ellos, entonces, salvo la leve pero no menos sustancial mejora en la calidad del sonido, 50 y pico de años después, remasterizado para la edición que nos compete.

“Cuando escucho las canciones”, continúa Richards, “siento que hay mucha energía y entusiasmo, y me dan ganas de ponerme a remixarlas. Pero en esa época no se remezclaban. Uno pensaba –creía, habiendo sido criado en Londres- que la BBC sabía lo que hacía. Y después cuando nos grababan allí uno descubría que no tenían la menor idea de cómo grabar a un grupo así. En aquellos shows uno no tenía noción de lo que los micrófonos estaban captando, y de cómo se iba a escuchar después en la radio. Sólo esperábamos que saliera lo mejor posible. Escuchándolas ahora, pienso que capturaron el espíritu de todo. Podría ponerme a discutir si Brian sonaba muy alto, o no, pero fuera de esas cosas, creo que es un disco fascinante” Y así lo demuestra la mayor parte del material incluido, aún cuando los expertos más avezados, aquellos ya familiarizados con las canciones gracias a esas grabaciones inéditas que habían circulado muchos años antes, puedan llegar a descubrir que las versiones de “Hi Heel Sneakers” y “Ain’t That Loving You Baby” no están completas, lo que podría ser una buena pregunta para los ingenieros detrás del proyecto. Muchas de las canciones suenan realmente oscuras, por lo que la comparación con las tomas que aparecieron originalmente en los piratas pueda resultar apenas simbólica (como en el caso de “Walking The Dog”, grabada para el programa “Saturday Club” de 1964), mientras que en “Little By Little”, del mismo año, la calidad del sonido es muy cristalina. Tanto o más que el sonido del bajo de Bill Wyman, o sus coros junto a Richard(s) y Jones, que marcan una gran diferencia respecto a los de las versiones que antes habían visto la luz extraoficialmente. Otras directamente pierden las introducciones originales de los anunciadores radiales, como en el maravilloso cover de Bo Diddley “Cops And Robbers”. Y agreguemos un detalle más: el listado de las pistas tampoco aparece en orden cronológico. Como dato de color, “On Air” cierra con el único instrumental grabado alguna vez por los Stones: “2120 South Michigan Avenue”, un homenaje deliberado a la dirección física de los legendarios estudios Chess de Chicago, acaso la factoría primordial de las canciones que inspiraron al grupo a convertirse en el fenómeno definitivo que fueron, son y, eventualmente, serán por siempre.

edición comúnDIAGNÓSTICO: Nos encontramos con los Rolling Stones en su formación original con Brian Jones entre 1963 y 1965, en el período comprendido entre su homónimo álbum debut y “Out Of Our Heads”, cuando apenas promediaban los 25 años de edad. Aquí está finalmente la primera de las piezas que faltaba para empezar a completar oficialmente el álbum de figuritas perdidas de la banda, y auspiciosamente agregarán otros lanzamientos en la misma línea en un futuro, esperemos, muy cercano… Crucemos los dedos sin culpa, mientras tanto. El tiempo seguramente seguirá estando de su lado.

LISTA DE CANCIONES (versión original)
1. “Come On” (Saturday Club, 26 de octubre de 1963)
2. “(I Can’t Get No) Satisfaction” (Saturday Club, 18 de septiembre de 1965)
3. “Roll Over Beethoven” (Saturday Club, 26 de octubre de 1963)
4. “The Spider And The Fly” (Yeah Yeah, 30 de agosto de 1965)
5. “Cops And Robbers” (Blues in Rhythm, 9 de mayo de 1964)
6. “It’s All Over Now” (The Joe Loss Pop Show, 17 de julio de 1964)
7. “Route 66” (Blues in Rhythm, 9 de mayo de 1964)
8. “Memphis, Tennessee” (Saturday Club, 26 de octubre de 1963
9.”Down The Road Apiece” (Top Gear, 6 de marzo de 1965)
10. “The Last Time” (Top Gear, 6 de marzo de 1965)
11. “Cry To Me” (Saturday Club, 18 de septiembre de 1965)
12. “Mercy, Mercy” (Yeah Yeah, 30 de agosto de 1965)
13. “Oh! Baby (We Got A Good Thing Goin’)” (Saturday Club, 18 de septiembre de 1965)
14. “Around And Around” (Top Gear, 23 de julio de 1964)
15. “Hi Heel Sneakers” (Saturday Club, 18 de abril de 1964)
16. “Fannie Mae” (Saturday Club, 18 de septiembre de 1965)
17. “You Better Move On” (Blues in Rhythm, 9 de mayo de 1964)
18. “Mona” (Blues In Rhythm, 9 de mayo de 1964)

CANCIONES EXTRA (edición de lujo)
19. “I Wanna Be Your Man” (Saturday Club, 8 de febrero de 1964)
20. “Carol” (Saturday Club, 18 de abril de 1964)
21. “I’m Moving On” (The Joe Loss Pop Show, 10 de abril de 1964)
22. “If You Need Me” (The Joe Loss Pop Show, 17 de julio de 1964)
23. “Walking The Dog” (Saturday Club, 8 de febrero de 1964)
24. “Confessin’ The Blues” (The Joe Loss Pop Show, 17 de Julio de 1964)
25. “Everybody Needs Somebody To Love” (Top Gear, 6 de marzo de 1965)
26. “Little By Little” (The Joe Loss Pop Show, 10 de abril de 1964)
27. “Ain’t That Loving You Baby” (Rhythm And Blues, 31 de octubre de 1964)
28. “Beautiful Delilah” (Saturday Club, 18 de abril de 1964)
29. “Crackin’ Up” (Top Gear, 23 de julio de 1964)
30. “I Can’t Be Satisfied” (Top Gear, 23 de Julio de 1964)
31. “I Just Want to Make Love To You” (Saturday Club, 18 de abril de 1964)
32. “2120 South Michigan Avenue” (Rhythm and Blues, 31 de octubre de 1964)

 

HOMENAJES: MALCOLM YOUNG (1953-2017), ADIÓS AL PEQUEÑO GRAN ROCKER

Estándar

Publicado en Revista Madhouse el 20 de noviembre de 2017

Una remera sin mangas, un jean gastado (de esos que lo llevaron a uno a pensar que era el mismo que usaba siempre) y una guitarra que prácticamente superaba los 1,60 m. de estatura de quien estaba colgada. Y mucha actitud, claro, en cantidades industriales. Esos acaban siendo los elementos que, sin mucho más que agregar, podrían definir el ADN de Malcolm Young, la pieza primordial de la maquinaria de AC/DC desde que el grupo arribó ruidosamente a la escena del espectáculo allá por 1973. Hechos de dinamita pura (o de T.N.T, si es que el lector considera al término más oportuno) Y un traje de colegial para su hermano Angus, claro.

1

MALCOLM, EL TODO Y LAS PARTES. Pocos músicos de rock tuvieron el destacado honor de lograr la condecoración de riffmasters (“maestros del riff”) como el pequeño gran Malcolm pudo plasmar en su instrumento. Tal vez sobren los dedos de una mano, sólo quizás. Keith Richards, Tony Iommi y algún que otro más que ahora no me viene a la cabeza. Tampoco es que sienta muchas ganas de ponerme a recordarlos tras el estupor causado por la reciente muerte de uno de los ocho hermanos de la camada Young a la que pertenecen. A pesar de su extensa carrera, Malcolm podría ser considerado el último que llegó a alcanzar a un podio tan prodigioso. Porque si su hermano Angus resulta ser la cara más visible de la banda, estéticamente hablando, Malcolm, el hombre pequeño que casi pasaba desapercibido en escena, escudado en su enorme guitarra Gretsch G6131 (más popularmente conocida como Jet Firebird), termina siendo el alma y corazón de una de las bandas más fundamentales del género. Una vieja gacetilla de Atlantic Records, la discográfica a la que históricamente pertenecieron los Young y Cía., lanzada en los primeros años de carrera del eléctrico combo, no titubeó en presentarlo ante la prensa como “no sólo un gran guitarrista y compositor de canciones, sino también alguien con una visión: Malcolm es quien planifica todo en AC/DC. Y también es el tipo tranquilo de la banda, profundo e intensivamente consciente de todo”.

2

AC/CB (CHUCK BERRY). Digámoslo así: si Malcolm hubiera nacido 20 años antes, y no aquel 6 de enero de 1953 (más precisamente en Glasgow, Escocia), su capacidad creativa -pendenciera, honestamente cruda, y llena de originalidad- lo hubiera puesto a la altura de quienes siempre habían sido sus ídolos musicales: Chuck Berry, Jerry Lee Lewis, Little Richard, o los músicos de blues del Delta. Que por esa vueltas de la vida (y sólo porque tocaban muy fuerte, o porque más tarde coincidieran con la época en que la escena del rock marchaba a paso firme a lo largo y ancho del planeta) AC/DC haya sido considerado un “grupo de hard rock”, o incluso “de heavy”, más allá del disparate, responde meramente a un error técnico. AC/DC es Chuck Berry enchufado a mil voltios, con sendos toques de blues no menos electrificados, y con una pared de Marshalls para sostener la descarga. Títulos como “Dirty Deeds Done Dirt Cheap”, “Let There Be Rock”, “Highway To Hell”, “Back in Black, “Whole Lotta Rosie, “Riff Raff”, “High Voltage”, “That’s The Way I Wanna Rock’n’Roll”, “Live Wire”, “Thunderstruck”… en fin, simplemente estamos hablando de todos esos riffs irremplazables que salieron de las manos del pequeño diablillo detrás de AC/DC, para terminar convirtiéndose en himnos del rock en su exacta medida. “Bueno, los grupos de rock realmente no tienen swing, apuntó cierta vez. “Pero el rock’n’roll sí lo tiene. Lo que pasa es que las bandas no comprenden eso del sentimiento, del movimiento…”

EL NEGRO LES SIENTA BIEN. Como a muchos que promedian la edad de quien aquí escribe, a mí me tocó descubrir a los australianos gracias al álbum “Back In Black”. Para entonces, algún que otro video del disco ya había logrado colarse en los pocos, qué digo, escasísimos espacios de la televisión local allá por 1980. Estaba el de “Hell’s Bells”, y el del que le daba título al disco… A decir verdad, esos dos enanos que se sacudían espásticamente sobre el escenario me tuvieron obsesionado durante un buen tiempo. Estaban las fotos que aparecían en las revistas, claro, pero no alcanzaba. Por tal motivo hubo una mañana de sábado de ese mismo año en que me tomé el colectivo, me bajé en Paraguay y Florida, y me dirigí a una disquería de importados que estaba en la Galería Del Sol para hacerme del LP, recién llegadito del exterior. ¿Qué era esa tapa negra y por qué motivo las letras que aparecían sobre ésta eran del mismo color, casi ilegibles? Todo pasó a segundo plano desde que puse el disco en casa por primera vez, aún cuando no tenía mejor equipamiento para reproducirlo que el viejo tocadiscos Winco de la familia (con un solo parlante incrustado en el mismísimo aparto, y sin siquiera parlantes exteriores). Pero nada podía impedir que lo salía de allí fuera encantador: a mí me encantaba ese sonido. Los chirridos de Brian Johnson todavía no habían llegado a perturbarme tanto como lo lograrían con el correr de los años (paralelamente sin nunca dejar de lamentar la muerte del gran Bon Scott, la primera baja en la historia de la banda), pero uno pagaba el precio que tenía que pagar con la condición de poder disfrutar de aquellos mágicos riffs de los hermanos Young, que no paraban de embrujarme. Algunos años más tarde tendríamos la posibilidad de ir al cine a ver “Let There Be Rock”, así saldando el recóndito deseo de poder verlos en vivo, si bien en una pantalla, mucho antes de su desembarco en vivo y en directo en el país décadas después.

4

GUITARRA, VAS A LLORAR. Malcolm Young no necesitaba morirse para convertirse en músico “de culto”. Su importancia es tal que ya se había ganado los laureles en vida. Ni siquiera su problemas de salud que fueron de la adicción al alcohol hasta la demencia, situación que lo obligó a abandonar la banda hace algo más de 3 años, hubieran logrado impedir la distinción. Nos quedamos sin el chico de la remera sin mangas, el de los eternos pantalones gastados, y hay una guitarra Gretsch G6131, la misma de la cual salieron algunos de los mejores riffs de la historia del rock and roll, que llora desconsoladamente porque su dueño no va a poder volver a tocarla.

AN INTERVIEW WITH DANNY FURY: “TO ME, PUNK WAS LIKE A FIRST BREATH”

Estándar

Original article (in Spanish) published in Revista Madhouse on August 26, 2017

A few days ago we published an exclusive interview with Alan Clayton, the man behind the Dirty Strangers, which also featured Danny Fury, the band´s new drummer. Now it´s time to take a 180-degree turn and present one with Danny himself, with Alan´s participation, which also took place last November in London. How´s so? That day, both interviews were done almost at the same time, which explains why both Alan and Danny are commenting on their bandmates’ interviews. Danny Fury could be considered the quintessential drummer of the Post Punk scene.

1With an artistic background that led him to be part of a vast number of bands (mainly the last line-up of the Lords of the New Church), he now spends his time between the Tango Pirates, Danny´s last personal project, and as his role as drummer in the Dirty Strangers. But what better than him to tell his own story?

Somehow I’d thought that you’d been born in England, but I’ve just found out you were actually born in Switzerland. So how did you get to England in the first place? Were you already playing in bands in your home country?
Danny: I was already playing in bands all my life and, if you have a look at my record collection, you can see most of my favourite bands were from England.

When was that?
Danny: That was in 1984.

So what were your main influences at the time?
Danny: First bands were Hendrix, and stuff like The Sweet. All that glam stuff. Alice Cooper, you know. I also liked the Stooges and MC5, but that came a bit later, to be honest. And then came Punk, which to me was like a first breath or something, you know.

2

Danny, in the late ’80s

I remember some artists from Switzerland, but they all were mostly into Heavy Metal, like Krokus.
Danny: Well, Switzerland was always more about technical artist. There’s no inspiration coming from there. Everyone was just trying to be someone else, it seems, just like today, everybody’s trying to be someone else.

Why did you choose England and not Germany, as there was always a big rock scene there too.
Danny:
Yeah, but it’s still more or less the same, they just tried copying other things. There was After Punk for a while, where they tried to find their own stuff. Bands like Kraftwerk came out of that scene. But all in all the German or the Swiss bands were trying to copy the English bands.

Since you played with so many bands, I’d say you’re quite a quintessential drummer in relation to the Post Punk era. Starting with the Lords of the New Church.
Danny: I never thought of myself like that, but if that fits, in a way I’d say “yeah!” (laughs) But I guess there are others too. I just don’t wanna grab all the glory. But yeah, I’ve done a lot of work, that’s for sure. And I’m really passionate about doing so. Yes, people might have noticed that.

So you were in all these bands. Would you say you were just at the right time in the right place?
Danny: Well I guess I just got lucky about running into the right people. It was what it was, it could have been more too.

You were friends with the members of Hanoi Rocks. Am I wrong or you were moistly friends with Razzle?
Danny: No, I’ve actually met Razzle before he died. I was good friends with Nasty (Suicide), the main man. And we played together for a while in bands. Just before the Lords, he was gonna have a band with Stiv Bators and Dave Tregunna, you know.

Did that happen in Switzerland?
Danny: No, I was already here in London. I met Dave when he left the Lords. At the time, he was in a band called Cherry Bombz for a while, and he left them as well. And when I read that he left them, I wanted to start a whole new thing, and a friend of mine knew him, and then he introduces us. In fact, after we did a few sessions, Stiv called Dave one day and decided to do that band.

3

Rogue Male (Danny is second from left) That’s how the ’80s were like!

Which was the very first band in London you played with?
Danny: Well, the first band I was working on a professional level was Rogue Male, which was a bit more like Motörhead.

More heavy metal oriented…
Danny: Yes, quite a bit more heavy metal, you know, although it was more like rock than heavy metal. But they were supporting major bands on a major level, so I wanted to play a bit of that. And it was like going to school, you know. I learnt a lot, and then I met Dave and I was right on the track I wanted to be.

You did only one album with Rogue Male, and then came the Lords. How long did you stay in the band for?
Danny: Well, I’ve played with Dave for many years, but the actual time I was with the Lords…I thought it was longer, but now after they did some research about a film they’re doing on Stiv (“STIV: The Life and Times of A Dead Boy”), I think it’s close to 3 years.

4

Relaxing by the pool with Stiv Bators and friend (Danny on the right)

I cannot actually remember how many albums you recorded with the Lords…
Danny:
We did a live album (“Second Coming”) and then a 12” in studios, the one with a cover song, “Making Time”, which was a song by The Creation. Yeah, we covered that song.

But you sure did a lot of touring.
Danny:
Yes, and that was the main thing, it was pretty much non-stop in those days.

How was it being in a band with Stiv Bators? Was he really that wild, as always described?
Danny:
Well, as you can imagine, it was wild and crazy, never a dull moment, you know (laughs) It wasn’t definitely boring for a second.

How close you were to him? Was he friendly to be with?
Danny:
Yeah, we were in it together, because he was crazy enough, like staying up for days, you know, and I guess the others got tired. I joined the band, and they were already going for 4 or 5 years, or even 6. And I was the new boy! (laughs) But we were little brothers, you know, I think his birthday was a day after mine. So we were really close from the start. And he sort of took me under his wing, you know. He wanted to educate me into his style of rock and roll.

5So, in a way Stiv adopted you…
Danny:
Oh, I was his little brother or something, and he educated me on all sorts of things (Alan laughs)

Why are you laughing, Alan?
Alan: Because I’ve done Stiv’s last tour, the Dirty Strangers supported him. That’s how I met Danny first of all. We’ve been always friends of Brian’s and Stiv’s. And then Danny joined. We didn’t know it was Stiv’s last tour. I’m laughing because I know how it was, he was just a crazy man, a crazy lovely man.

It’s always nice to have a straight opinion about him from a bandmate.
Danny: He was very encouraging and very witty. And he just had this aura about him, you know, he was someone special, for sure. When he walked into a room he sort of commanded it without doing much. He just had that thing that some people have. Very interesting. He’s a special person in rock’n’roll.

And he’s still much loved after all these years.
Danny:
Yes, he is. Talking about Keith (Richards), I think they were friends as well. Yeah, because he was hanging around with all the punk guys when Stiv was in the Dead Boys, and Stiv told me he used to look after Marlon (Keith Richards’ son) apparently.

I believe Keith got onstage with the Dead Boys in a New York Club in 1981.
Danny:
Yeah!

6

Danny on Stiv Bators: “He was very encouraging, and very witty”

After the Lords of the New Church came Kill City Dragons, with your pal Dave Tregunna in the band as well. Do you think you got to a more professional level than what you did with the Lords?
Danny: When you say “professional”, what did you mean by all that?

I mean, maybe they were more your own kind of thing and you were more in control of all that.
Danny: No, not at all, in fact the Lords were actually my favourite band at the time, so they were exactly my thing, you know. I came to London to look for a band that was a bit like the Lords, and I ended up in the Lords so, you know.

Then why did you leave the Lords, or how else did it happen?
Danny:
Well, Stiv called it off, he broke it up.

So you never left the band, its actually the band came to an end.
Danny: Yes, Stiv told us onstage that that was it.

He did it during a show? I didn’t know that. Did you or the rest see it coming?
Danny: Yeah, that was actually our last gig, it just came out on YouTube. It’s actually cool to watch, but it’s that long story, if you don’t mind… Sort of what happened was, I was living off the gigs at the time, and they were suing everybody. There was no money coming in other than the live gigs. And then a tour was cancelled. And to cancel a tour you’ve got to have really good reasons, you know, as it costs a lot of money to set it up. And then the band needed a singer for the tour. And that made Stiv really upset, you know.

So the band was stopping, and you were looking for another singer.
Danny: Just for that tour, really. It’s not that we were thinking of replacing Stiv. But at the last minute they couldn’t do it. If he couldn’t do the tour, then we would lose a lot if cancelling it. It had nothing to do with me or Brian or all that, you know. Stiv agreed to have Dave Vanian (of The Damned ) replacing him, but I guess that was not fine with anybody. And Brian put it out in an ad, looking for someone else after Dave couldn’t do it. But he probably didn’t tell Stiv, you know. And then Stiv got really upset. And on the encore he wore a T-shirt with the ad on it. And that’s how it ended.

I know it’s a long story. I think what he was crazy about was having somebody else fronting the band after all those years.
Danny:
Yes, the communication didn’t go right, and people got upset, you know.

You were a fan of the Lords before you actually joined the band, which was your very kind of thing, and then you ended up joining the band you ever dreamt of being part of…
Danny: Yeah. I liked the while concept, the things they were saying. And their lyrics, which spoke to me, you know. Just the whole idea of what it was about, to use rock as a sort of atmosphere to a thing. All that information. And it really had that depth that sort of spoke to me. It was more profound than, say, a dance band. Something very unique as well. And a great image too. And Stiv was such a great performer, in a way like Iggy Pop, really wild.

Just like Ronnie Wood, who always thought “someday I’ll be in the Rolling Stones”
Danny:
There’s Ronnie Wood, and maybe a handful of others, but there’s not too many people in the world that would have imagined they’d end up playing in their favourite band. In fact I didn’t know if that was really happening, or if I was dreaming, you know.

Not many people get their dreams fulfilled.
Danny: It’s actually funny because I had supported the Lords at a gig before I joined them, and I talked to Stiv at the show and asked him if he knew a band in London I could join, and he said, “well, if Nicky dies, you can have his job” You know, just making fun. And it actually came true. He really liked that, he actually told the Press about that. He was really into the stars and things that aren’t meant to be, things like that. So that fit right into this.

Everything came into place.
Danny:
Yeah, he thought that was meant to be, you know.

So that’s when you thought to yourself, “ok, I’m staying in London”
Danny:
I was already here, but at the time coming to London was like coming home. It was a place where you could be yourself. Because it’s such a big place, so you can be more anonymous, you could really be yourself. Because I grew up in Switzerland.

7

Danny in his teen days

Where was that, Basel?
Danny:
Yeah. It’s one of the biggest cities in Switzerland, but it’s really a small town. So when you’re walking down the street, nobody cares, you just can be yourself. But at the time the English were kind of reserved, it was easier to meet foreigners, as English seemed to stick more to their own. Still I liked to grew up in London, everything seemed rock and roll, even riding a bus or going shopping. It was an inspiration that I found here.

Where did you live in London when you arrived?
Danny:
At first I lived in Hackney, ‘cause there used to be squats in those days, so you didn’t have to pay your rent. You just found am empty place. And that’s actually how many musicians managed in those days, living in squats and stuff. So that’s what I did.

Somehow it´s always thought that people coming from Switzerland are all rich.
Danny: Well, that’s a cliché. Everybody thinks that if you live in Switzerland, you live in a chalet.
Alan: Are you rich?
Danny: Of course I’m rich, I’m from Switzerland! (laughs) The thing is, they really do have a high-living standard, compared to everywhere else, they probably did a bit better than anywhere else. And there’s a lot of rich people too, that’s true. ‘Cause a lot of rich people moved there for tax reasons, or whatever.

Are you still in Hackney?
Danny
: No! Back then Hackney was a bit of a slum, actually.
Alan: Yeah, and it’s a trendy place now, isn’t it?
Danny: Yeah, everything’s changed. Now there are luxurious places everywhere.
Alan: It starts out just as anywhere. The artists move in, ‘cause it’s cheap. The artists make it trendy, and then the developers move in.
Danny: That’s it.

Well that’s how Chelsea was in the ‘60s, and who lives in Chelsea now?
Alan:
Yeah, rich people.

So Rogue male, the Lords of the New Church, then came Kill City Dragons, and then what was next? Was it Vain? If so, then you had to move to America.
Danny: Yes, that’s why I lived in San Francisco for 7 years, and I loved every minute of it.

8So how does a Swiss man that’s based in London starts working for an American band?
Danny:
Well, they played with Steven Adler of Guns N’ Roses at the time, and he still had a lot of drug problems. And in the end I guess he wasn’t reliable enough or something, and they heard that Kill City Dragons split up, and they called me up. I guess I just arrived on time. I had spent nine winters in London and the band just broke apart, and I had worked hard for the last 4 years so, and then when the guys in Vain called me, it was like “yeah, let’s go to California! Fuck this shit, I’m gonna get out of here!” (laughs)

That’s probably why many people from England move to California and never come back.
Danny: Here it’s so wet and cold, it really gets in your bones.
Alan: London is 2 degrees colder than anywhere in England.

And mostly wet.
Danny:
Yeah, it blows from the ocean.
Alan: I must say it’s not how I remember it was when I was younger.
Danny: It used to be worse.
Alan: Yeah, I think so. Before, it had never been warm till the end of October in this country.

9

Kill City Dragons (Danny, far right)

OK Danny, once again, you left the Dragons in 1994 and then moved to California to join Vain. How was to move from London to California? And how long you were in the band?
Danny: Oh absolutely, it was a different planet, a different culture. And I was with them for 4 years, and then Grunge happened and the audiences got smaller and smaller. W started playing stadiums and we ended up playing empty clubs, you know. And then the band members sort of drifted off and there was no work for a long time, unfortunately.

So that meant when Vain was over you had to move again.
Danny:
After 4 years I was kind of illegal there, you know. But then I stayed on for another 3 years and tried to get something together. There are a lot of great musicians in San Francisco but I couldn’t get anything together, nothing solid and after 3 years I decided to go back to Switzerland.

What happens to a musician when suddenly a band’s over and you have nothing coming? You’re kind of stranded…
Danny:
In my case, it was a big impact. First of all you have to get by, unless you have some money coming in from things you already did, the royalties. So you have to take little jobs and give lessons, or work in record stores. Anything that comes along.

And you managed to do it.
Danny: Yeah! Obviously I’m still here! (laughs)

10I needed to ask you that, you know. So then you went back to Switzerland.
Danny: Yes, and it’s hard to get something together if you don’t have any funds or resources. I ran out of funds and things then got a bit deppressive, and I had a big disillusion with the business part of it, you know. I still loved music. I realized in general no one cared about the real things I cared in music, and it really sort of get in my bones. And also the fact that if you’re someone’s drummer you’re supporting a guy with a vision, you know, and if that keeps falling apart and then you start over and over again, and after a while you run out of steam, and that’s what happened to me, so I sort of couldn’t see what I could do. Basically I had to stop playing music for a few years. And then when I had the urge again I bought a guitar and learn a few chords. But I was already writing lyrics since I ever came to England.  I was learning English, and that inspired me to write. So I said to myself, “let’s try something else from a different angle”, you know.

At the time you only played drums, or you were already singing as well?
Danny: Yes, I’d never sung, I just played drums. I tried writing songs and I’d never thought I could come up with anything I later realized it was good. I just thought I didn’t have that talent, and then after that break that lasted for about 3 years, I didn’t touch an instrument for that time, I bought the guitar, learnt a few chords, got my lyric book out and just started to see if I could put things together. Just for myself in the bedroom, you know.

So you didn’t waste your time.
Danny: No, I just got into songwriting, but basically I had to go way back and start over. Because I figured if I was gonna do something again had to be more in control. And if you’re a songwriter, people may leave, but you can keep going until other people arrive, you don’t have to find a new songwriter all the time. It’s not easy to find a really good songwriter, you know. But as time passed by my friends went “oh you sing really good, you have a good voice!” and stuff, and that really gave me confidence to put a new band together. And eventually we recorded an album.

11The Wild at Heart one?
Danny: Yes, that’s how I called it, and we recorded it in Switzerland, as I got back home as it made more sense ecologically, as I was really like burnt out, money-wise, and it was easier to start again there. I wasn’t even sure if I was gonna release it but I wanted to record it, but then many people came to the studio and I ended up calling Dave to play bass on it.

It’s strange because there’s like a scene of musicians that shift between bands. I mean, Dave Tregunna was once in the Dogs D’Amour, then you were in the Dogs for a while too.
Danny: Well, that’s because in a way we share the same musical taste, you know. And then it’s almost natural that you know people that way along that wavelength, then you call them, as you know they can do that kind of music.

So what happened to Wild at Heart?
Danny: So we recorded this album (“Chasing the Dragon”, 2007) with Dave and a really good guitar player who was a friend of mine and whom I’d been in bands before, but I knew they weren’t gonna be a permanent band. Dave lived in England, and this other guy had his own band, so for a while I was trying to get a line-up that could play live. So I did, but I wasn’t really happy with it, so eventually I thought that I should move back to London. I met a girl over there and she became my bass player, and then we ended up in a relationship, so it motivated me to come back here, as she really wanted to go to London. So I came back here in 2010 and found Timo (Kaltio) and Dave, who were not doing anything, just watching TV and not playing music, so I said to them “guys, I wanna start a band, and you’re just sitting around. Come and play with me” And they did. But I had my girlfriend who was already playing bass, and I wanted Dave. And I couldn’t have two bass players, you know. And I didn’t want to kick my girlfriend out of it as she had already played for a few years, and she’s done a good job, she was the best of the lot, so kicking her out would have been unfair. But Dave was playing acoustic guitar at home, as we lived together at the time, and I said to him “why don’t you try rhythm guitar?”, which was a challenge for him. So finally Dave joined the band as guitar player. And they called it Tango Pirates.

All this while you sang. And the first time you didn’t play drums.
Danny: Well, I had already done it a few years, so I had the biggest experience.

12Now that’s a great name for a band! I guess I read the story about the name somewhere, but can you explain it to me anyway?
Danny: Yes, the first blues and Chess guys that came to New York, they didn’t know what to make of themselves, so they called them the Tango Pirates. You can Google it, there’s some hilarious articles in the New York Times from the 1920’s where “they come to the cities to seduce your daughters with sex and drugs, the devil’s music!” and all that stuff, “beware of the tango pirates!” (laughs) And I thought it was amazing that no one actually had used it yet. It’s like part of rock’n’roll history and no one had actually got onto that, you know.

You know, tango is our music down in Argentina.
Danny: Tango was taking over in the 1940’s, they actually were going to jail for dancing the tango, can you imagine? I think that the Church and state were more together in those days, and I think the Church managed to outlaw tango, as it was really frivolous, you know. And then the sexiness of it, as it was too sexual. And you had like 3 months in jail for dancing it, if they caught you. Of course it was originated in South America.

Do you remember this band called Bang Tango? Which I never liked, but anyway those must be the two only rock bands with the word “tango” in their names.
Danny: I really didn’t like them too. However I think the name was catchy, just two easy words to remember.

13But the Tango Pirates are still going, aren’t they?
Danny: Well, actually I’m still working, but anyway there was this first line-up that went on for about 3 years, and then sort of that other members became too busy, so I just wanted to work more and find more people that could concentrate on that one band. Before I knew everyone was in five bands, and in the end I couldn’t get them together anymore, and I got bored waiting for them.

You still haven’t released an album with the Tango Pirates.
Danny: We never did an album, I couldn’t actually finance an album. So we did EPs. By now there are 3 EPs out.

Well, Chuck Berry used to release just singles and EPs for a long time, and compilations, and then he started putting out albums in the ‘70s.
Danny: I know, and the Sisters of Mercy also did EPs for a long time before they put an album. It’s just a financial thing, I have enough songs for three albums right now.

So you finally became a songwriter.
Danny: Yes, and that was something that really perplexed me, ‘cause I never saw or thought I’d have that in me, you know. And that really surprised me. I’m immensely happy because now I didn’t depend on other people so much anymore. I could do my own thing. And also, when you do your own stuff it’s more tailored to exactly who you are and where you wanna go and how you wanna express yourself. Of course now it gets difficult as you have to find people that like your vision.

People who are on the same wavelength.
Danny: It’s a problem, but still easier than finding songwriters. But again, it’s a great experience and it also lets me experience music from a different angle, which is completely different if you’re just a drummer.

Drummers usually don’t write songs.
Danny: Normally they don’t, but it helped my drumming ‘cause now I’m playing more for the songwriter than for the show .

Are you writing on your own, or you also do with somebody else?
Danny: I was writing on my own for a long time, because I didn’t have a songwriting partner, by then people started to co-write with me. I wrote a lot of songs with Dave, and some with my girlfriend. There was another great guitar played in the second line-up, who I was really close to, and in the same wavelength, so there are still some really good songs that haven’t been recorded yet and that are really good.

When was it that you’ve been part of the Dogs D’Amour?
Danny: That was sort of in between. I did a tour with them, but I wasn’t actually a full member. I don’t think they have a steady line-up these days, I think it’s just people that tour.

So that was before the original line-up got together again.
Danny: Yes, that’s how it was. The original band was great!

14

Alan Clayton, Danny, Brian James

Then how did you end playing with the Dirty Strangers?
Alan
: You want me to leave the room? (laughs)
Danny: You know, like Alan said before, we’ve known each other for a long time, and I saw a lot of their gigs, and I guess they needed a drummer and they just called me up.
Alan: Do you know how I got close together with Dave Tregunna? ‘Cause he played in my dad’s band. Dave and Danny were very close friends, and Danny came along to see some shows. And I hadn’t seen Danny for a long period of time.
Danny: And the tango Pirates and the Dirty Strangers, we did some gigs together, so we didn’t lose contact. And a couple of times George couldn’t play, so I filled in.

Is the band planning to a record a new album, now with Danny as a full member? But please this time don’t take another 4 years!
Alan: Yeah, oh no no no…
Danny: Hahaha!
Alan: I know, we’re famous for that. It was good timing, wasn’t it Danny? Danny filled for George a couple of times, and it was great. And Danny got the songs.
Danny: Well, I tried to progress.

15

With ex Lord of the New Church Dave Tregunna (left)

Danny, same question I asked Alan a while ago, what’s your take about the current music scene?
Danny: I do care a little bit. I’d like to be hopeful and see rock going strong but, to be honest, I don’t really see that right now. I see all the old people still doing great, and a lot of nostalgia, and then young kids trying to be something they’re not really, or just trying to be someone else. And I miss personality, string characters like there used to be. And the internet and the social networks have a lot to do with that. Social interaction has changed and that’s reflected on almost everything. But luckily there are still young guys rocking, so hopefully someday it’ll see the light.
Alan: It doesn’t have to be rock’n’roll for a message,if someone’s got something decent to say it can come across in any music.
Danny: I saw on TV kids being asked “what do you wanna be when you grow up?” And they asked “I wanna be famous” But they didn’t sat “I wanna be a singer” or “I wanna be a painter” Just being famous.

Well thanks so much to both of you!
Alan: Are you alright with it?

Sure, it was more than I expected. Come on, it’s gonna be a long one, if you have the time to read it.
Danny: Sweet!
Alan: Yes, and always interesting to see!

16

 

CON DANNY FURY, BATERO ICÓNICO DEL POST PUNK: “PARA MÍ, EL PUNK FUE COMO RESPIRAR POR PRIMERA VEZ”

Estándar

Publicado en Revista Madhouse el 26 de agosto de 2017

Hace unos días les ofrecíamos una entrevista exclusiva con Alan Clayton, miembro central de los Dirty Strangers, que también contaba con la participación de Danny Fury, el nuevo baterista del grupo. Ahora se trata de hacer un giro de 180 grados y entonces presentar una entrevista a Fury, con la participación de Alan, también realizada en Londres en noviembre del año pasado ¿Pero cómo es esto? Tal como se dieron los acontecimientos durante aquella jornada ambas entrevistas se realizaron casi al mismo tiempo, por lo que hubo aportes de cada uno de ellos en los reportajes a sus respectivos compañeros de banda. Pero nunca es tarde para apuntar que, coyunturalmente hablando, el protagonista principal de esta entrevista podría ser considerado tranquilamente el baterista por excelencia del post punk. Y no hay mucho más que agregar al respecto.
1
Con un currículum artístico que lo llevó a pasearse por una buena cantidad de proyectos y, principalmente, la última formación de los recordados Lords of the New Church, Danny ahora reparte su tiempo entre seguir dándole forma a su última aventura personal, los Tango Pirates, mientras sigue ocupando el rol de baterista de los Dirty Strangers, a quienes se sumó el año pasado como miembro estable. Pero mejor que lo explique él mismo.

De alguna manera pensaba que habías nacido en Inglaterra, pero acabo de enterarme que en verdad naciste en Suiza. ¿Cómo es que llegaste a Inglaterra, entonces? ¿Participaste antes de bandas de tu propio país?
Danny: Había tocado en grupos toda mi vida y, si mirás mi colección de discos, vas a ver que muchas de mis bandas favoritas eran inglesas.

Y eso fue en…
Danny: En 1984.

¿Cuáles eran tus principales influencias en aquel momento?
Danny:
Las primeras fueron Hendrix, y cosas como The Sweet. Y todas esas bandas del glam. Alice Cooper…También me gustaban los Stooges y MC5, pero para serte honesto eso vino algo después. Y después llegó el Punk. Para mí, el Punk fue como respirar por primera vez, o algo así, sabés.

2

Danny, allá por fines de los dorados ’80

Puedo recordar algunos artistas suizos, pero la mayoría son de la escena del heavy metal, como Krokus…
Danny:
Bueno, Suiza siempre fue más que nada sobre artistas “técnicos” No hay inspiración que venga de allí. Todo el mundo quería ser otra persona, que es lo mismo que está sucediendo ahora.

¿Cómo fue que elegiste Inglaterra, y no Alemania? Digo, allí también siempre hubo una escena grande…
Danny:
Sí, pero es más o menos lo mismo, solamente intentaban copiar otras cosas. Por un momento estuvo lo del after punk, donde intentaban encontrar su propia cosa. Bandas como Kraftwerk salieron de ahí. Pero después de todo, las bandas alemanas o las suizas trataban de copiar a las británicas.

Diría que, al haber formado parte de muchas bandas del post punk, tranquilamente podrías ser considerado un baterista por antonomasia de esa era. Comenzando con los Lords of the New Church.
Danny: Nunca pensé eso de mí, pero si es que es título encaja, de alguna forma diría, “yeah!” (risas) Pero pienso que también hay otros, no quiero llevarme todos los laureles. Pero sí, hice mucho trabajo, sin dudas. Y soy muy apasionado al hacerlo. Y la gente tal vez haya notado eso.

Al haber estado en todas esas bandas, ¿considerarías que estuviste en el momento y en el lugar justos?
Danny: Bueno, creo que simplemente tuve la suerte de conocer a la gente indicada. Fue lo que fue, y también podría haber sido más.

Sé que eras amigo de los miembros de Hanoi Rocks, y principalmente de Razzle. ¿Es correcto?
Danny: No,en verdad conocí a Razzle antes que muriera. Era muy amigo de Nasty (Suicide), con quien tocamos juntos en algunas bandas. Antes de los Lords él estaba por formar una banda con Stiv Bators y Dave Tregunna, ¿sabías?

No, en absoluto. ¿Eso sucedió en Suiza?
Danny: No, yo ya estaba aquí en Londres. Conocí a Dave cuando se fue de los Lords. En aquel momento él estaba en Cherry Bombz, y también los dejó más tarde. Y cuando leí que se había ido del grupo, justo cuando yo quería hacer algo nuevo, un amigo mío que lo conocía nos presentó. De hecho, después que hicimos algunas sesiones, un día Steve llamó a Dave y decidieron hacer esa banda.

3

Rogue Male en pleno: Danny es el segundo desde la izquierda. Créase o no, este look hacía furor en los 80

¿Cuál fue el primer grupo en Londres con el que tocaste?
Danny:
La primera banda con la que trabajé a niver profesional fue Rogue Male, que era un poco como Motörhead.

Algo más pesado, ¿o se acercaba más al heavy metal?
Danny:
Sí, algo mucho más heavy metal, si bien era más rock que metal. Pero siempre estaban teloneando bandas de mayor nivel, así que yo quería tocar algo de eso. Y fue como ir a la escuela, sabés. Aprendí muchísimo, y entonces después conocí a Dave, y estaba en el camino en que siempre quise estar.

Después de Rough Male, entonces, entraste en los Lords of the New Church. ¿Por cuánto tiempo estuviste en el grupo?
Danny:
Bueno, toque con Dave durante muchos años, pero en cuanto a cuánto estuve en los Lords…Pensé que había sido mucho más, pero ahora, después de una investigación para una película que se hizo sobre Stiv (N. de la R.: “STIV: The Life And Times Of A Dead Boy”, aún sin estrenarse), creo que fueron cerca de 3 años.

4

Momento de relax piscinero a fines de los ’80; en el agua está Stiv Bators, sentadito en el borde está Danny.

¿Entonces cuáles fueron los álbumes de los Lords en los que estuviste?
Danny:
Hicimos un disco en vivo (“Second Coming”) y después un 12 pulgadas en estudio, que es el que tenía el cover de “Making Time”, la canción de The Creation.

Pero sí en cambio giraron mucho…
Danny
: Así es, y eso fue lo principal, en aquellos días casi no parábamos.

Mucho se ha dicho sobre los días salvajes de Stiv Bators, ¿pero cómo eran realmente según la opinión de alguien que los compartió junto á él?
Danny:
Bueno, como podrás imaginarte, era algo salvaje y loco, nunca un momento aburrido, sabés (risas) Definitivamente no hubo ni  un segundo de aburrimiento.

¿Cuán cercano eras a él? ¿Stiv era amigable con vos?
Danny:
Sí, estábamos en eso juntos, porque él era suficientemente loco. A veces Stiv estaba despierto durante días, sabés, y pienso que los demás se cansaron de eso. Para cuando me uní al grupo, ya hacía 4 o 5 años que ellos estaban tocando juntos, o incluso 6. ¡Y yo era el chico nuevo! Pero éramos como hermanos pequeños, sabés.  Creo que su cumpleaños caía 1 día después del mío. Así que fuimos muy unidos desde el vamos. Y es como que él siempre me protegió. Siempre quiso educarme en su estilo de rock and roll.

5Entonces vendría a ser como que Stiv te adoptó…
Danny:
Oh, yo era como su hermano menor, o algo así, y él me educó respecto a un montón de cosas (Alan se ríe fuertemente)

¿Por qué te reís, Alan?
Alan: Porque yo trabajé en lo que fue la útima gira de Stiv. Los Dirty Strangers fuimos soportes de los Lords. Así es como conocí a Danny por primera vez. Siempre habíamos sido amigos de Brian (James) y de Steve. Y después llegó Danny. Me río porque sé cómo fue. Stiv era un tipo muy loco, un loco encantador.

Siempre es bueno tener una opinión sobre él directamente de un compañero de banda.
Danny:
Stiv era alguien muy alentador, y también muy ingenioso. Y tenía todo ese aura a su alrededor. Era alguien especial, sin dudas. Cuando entraba en una habitación, se imponía entre todos sin hacer mucho esfuerzo. Tenía eso que algunas personas tienen. Muy interesante. Es una persona especial en la historia del rock’n’roll.

Y alguien que continúa siendo adorado, a pesar de que ya pasaron muchos años desde que murió.
Danny:
Hace un rato hablabas con Alan sobre Keith (Richards), y creo que ellos eran amigos. Porque en esos días Keith andaba mucho con los punks, en la época en que Stiv estaba en los Dead Boys, y Stiv me contó que a veces cuidaba a Marlon (N. de la R.: Marlon Richards, el hijo de Keith), aparentemente.

Lo que sí sé es que Keith se subió a tocar con los Dead Boys en un club en New York en 1981.
Danny:
¡Sí!

6

Stiv Bators, “alguien muy alentador y también muy ingenioso”, según Danny

Después que se terminaron los Lords of the New Church formaste Kill City Dragons, nuevamente junto a Dave Tregunna. ¿Pensás que eso los elevó a un nivel más profesional del que habían llegado con los Lords?
Danny:
Cuando decís “profesional”, ¿a qué te referís exactamente?

Quise decir, si era algo más personal, y que al mismo tiempo lograbas manejar mejor.
Danny:
No, para nada, de hecho los Lords eran mi banda favorita de aquel momento, por lo que eso era exactamente lo mío, sabés. Llegué a Londres buscando una banda que se asemejara a los Lords, y terminé en los Lords.

¿Entonces cuál fue la razón por la que te fuiste de los Lords? ¿Qué terminó sucediendo?
Danny:
Bueno, Stiv lo canceló, disolvió al grupo. Y nos lo dijo cuando estábamos en el escenario.

¿Se los dijo en vivo, durante un show? No lo sabía. Supongo que nadie se lo veía venir…
Danny: Sí, y ese fue nuestro último show. Apareció hace poco en YouTube. Es muy lindo para ver pero…Es una larga historia. Lo que sucedió fue más o menos que, en aquel momento yo vivía de los shows, y todo el mundo estaba demandando a todo el mundo. No tenía ningún otro ingreso, salvo el de los conciertos. Y entonces cancelaron un tour. Y tienen que existir muy buenos motivos para hacer algo así, sabés, porque montarlo cuesta mucho dinero. Y la banda estaba buscando cantante para esa gira. Y eso enojó mucho a Stiv, sabés.

¿Estaban buscando a un vocalista para reemplazar a Stiv en la gira?
Danny: Sólo para ese tour, en verdad. Nunca pensamos en reemplazar a Stiv. Pero a último momento no se pudo hacer. Si él no podía hacer la gira, eso significaba que íbamos a perder mucho dinero cancelándolo. No tuvo nada que ver conmigo, ni con Brian, ni nada de eso. Stiv había estado de acuerdo con que lo reemplace Dave Vanian (N. de la R.: el cantante de The Damned), pero creo que nadie quería eso. Y Brian puso un aviso en un diario, buscando a otro cantante. Pero probablemente no se lo haya comentado a Stiv, sabés. Y entonces Stiv se enojó muchísimo. De hecho en los bises del concierto Stiv usa una remera con el aviso impreso en ella. Y así fue como terminó todo.

Sin dudas le molestó que alguien ocupara su lugar de frontman después de todos esos años.
Danny: Sí, la comunicación no funcionó, y la gente terminó enojada, sabés.

Eras fan de los Lords, que también tu tipo de música, y terminaste convirtiéndote en miembro del grupo del que siempre soñaste en formar parte.
Danny:
Sí. Me gustaba el concepto general, las cosas que decían. Y sus letras, que era como si me me hablaran a mí, sabés.  La idea completa de lo que se trataba la banda, eso de usar el rock como un tipo de atmósfera para algo. Toda esa información. Y que tenían esa profundidad que parecían hablarme. Era algo mucho más profundo que, digamos, un grupo bailable. Y también algo muy único, y con una gran imagen. Y Stiv era un performer genial. Como Iggy Pop, de alguna manera. Realmente salvaje.

Como el caso de Ronnie Wood, que alguna vez se dijo a sí mismo  “algún día voy a estar en los Rolling Stones”
Danny:
Como el caso de Ronnie Wood, y tal vez algunos pocos más, pero no existe mucha gente en el mundo que podría haber imaginado acabar tocando en su grupo favorito. En realidad, no sabía si estaba sucediendo, o si lo estaba soñando.

Hay sueños que son muy difíciles de cumplir.
Danny:
Es algo muy divertido, realmente, porque yo había sido telonero de los Lords con otra banda antes de ingresar, y en es show hablé con Stiv y le pregunté si conocía alguna banda en Londres en la cual pudiera entrar, y él me dijo, “bueno, si Nicky (N. de la R.: Turner, el baterista original de los Lords of the New Church) se muere, podés tener su puesto” Lo dijo en joda, sabés. Nicky no murió, pero después terminó haciéndose algo real. A Stiv le encantaba esa historia, siempre se la contaba a los periodistas. Stiv estaba muy metido en eso de las estrellas, y cosas así. Y esa historia encaja mucho en todo eso.

Todo cayó en el lugar justo.
Danny:
Sí, y él pensó que era algo que tenía que suceder de esa manera, sabés.

Y seguramente fue ahí cuando dijiste, “ok, me quedo en Londres”
Danny:
Ya estaba aquí, y en aquel momento llegar a Londres era como llegar a casa. Era un lugar donde podías ser vos mismo. Porque es una ciudad tan grande, que podés sentirte más anónimo, realmente podés ser vos mismo. Porque yo crecí en Suiza.

7

Danny en su temprana juventud, suponemos que en Suiza, aunque la alfombra parezca persa

¿En Basilea?
Danny:
Sí. Es una de las ciudades más grandes del país, pero en realidad es como un pueblo pequeño. Y entonces, en Londres, cuando vas caminando por la calle, a nadie le importa, podés ser vos mismo. Pero al principio los ingleses eran algo así como reservados, más apegados a sí mismos. Aún así me gustaba crecer en Londres, todo parecía más rock and roll, ya sea viajar en bus, o salir de compras. Aquí encontré una inspiración.

¿Tenías donde vivir al llegar a la ciudad?
Danny:
  Al principio viví en el barrio de Hackney, porque en aquel momento existían los squats , entonces no tenías que pagar alquiler. Uno encontraba un lugar que estuviera vacío, y listo. Y así fue como muchos músicos se la arreglaban en aquellos días. Así que eso fue lo que hice.

De alguna forma, siempre se pensó que la gente que viene de Suiza es rica.
Danny:
Bueno, es un cliché. Todo el mundo piensa que si vivís en Suiza, vivís en un chalet.
Alan: ¿Sos rico, Danny?
Danny: ¡Por supuesto que soy rico, soy de Suiza! (risas) En verdad lo que sucede es que tienen un estándar de vida alto, en comparación con otros lugares. Probablemente les haya ido mejor que a otros. Y también hay muchísima gente rica, eso es verdad. Porque mucha gente se mudó allí por temas impositivos, o lo que sea.

¿Y ahora seguís viviendo en Hackney?
Danny:
Ya no. En aquel tiempo, Hackney era como un tugurio, realmente.
Alan: Sí, y ahora es un lugar de moda, ¿no?
Danny: Sí, todo cambió. Ahora está lleno de lugares lujosos.
Alan: Es como en todas partes. Los artistas se mudan ahí, porque es barato, pero después hacen que se ponga de moda, y llegan los desarrolladores.
Danny: Es así.

Es lo mismo que ocurrió en Chelsea en los ’60. ¿Y ahora quién puede vivir en Chelsea?
Alan:
Sí, la gente rica.

OK Danny, volvamos a las bandas en las que estuviste. Rogue Male, después vinieron los Lords of the New Church, luego Kill City Dragons…¿Y después que vino? ¿Vain? Ahí fue cuando tuviste que mudarte a los EE. UU.
Danny:
Sí, fue por so que viví en San Francisco durante 7 años. Y amé cada instante estando allí.
8
¿Cómo hace un suizo que vive en Londres para llegar a formar parte de una banda estadounidense?
Danny:
Bueno, por entonces Vain tenía a Steven Adler de Guns N’Roses como baterista. Y Steve todavía tenía muchos problemas con las drogas. Y al final supongo que él ya no les resultaba más alguien creíble, y al mismo tiempo habían escuchado que los Kill City Dragons se habían separado, y me llamaron. Creo que llegué justo a  tiempo.  Había pasado nueve inviernos en Londres y la banda se había disuelto después de trabajar duramente durante 4 años, y cuando me llamaron de Vain fue algo así como “sí, ¡vayamos a California! ¡A la mierda con todo esto, voy a escaparme de aquí!” (risas)

Ese sea tal vez el motivo por el que muchos ingleses que se mudan a California, jamás regresan.
Danny:
Aquí es tan frío y húmedo, que se te mete en los huesos.
Alan: Londres es 2 grados más frío que cualquier otro lugar de Inglaterra.

9

Kill City Dragons: dale duro con el look

Ok Danny, retomemos. Entonces te fuiste de Kill City Dragons en 1994, y luego te mudaste a California para unirte a Vain. Reitero. ¿Cómo fue el cambio de estilo de vida para un suizo que vivía en Londres? ¿Y cuánto tiempo estuviste en la banda?
Danny:
¡Oh, absolutamente! Era como estar en otro planeta, una cultura diferente. Y estuve con ellos durante 4 años, y entonces llegó el grunge, y con eso las audiencias eran cada vez más chicas. Comenzamos tocando en estadios y terminamos tocando en clubes vacíos, sabés. Y luego es como que los miembros de la banda se fueron yendo a la deriva, y casi no hubo trabajo durante un largo tiempo, lamentablemente.

Entiendo que eso significó que tengas que mudarte de lugar nuevamente.
Danny:
Después de estar ahí durante 4 años, ya era como estar ilegal. Pero me quedé 3 años más intentando general alguna otra cosa. Hay muchos grandes músicos en San Francisco, pero no lograba formar nada, nada sólido, y después de esos 3 años decidí retornar a Suiza.

¿Qué es lo que siente un músico cuando su banda se acaba y no tenés ningún proyecto en mente? La sensación debe ser la de estar varado…
Danny:
En mi caso, fue algo de gran impacto. Primero que todo, tenés que arreglártelas para sobrevivir, a menos que obtengas dinero de cosas que ya habías hecho, como los derechos de autor. Entonces tenés que agarrar todo tipo de empleos chicos, o dar clases, o trabajar en disquerías. Lo que sea que aparezca.

10¿Y te las arreglaste para lograr eso?
Danny:
Sí, obviamente. ¡Aún estoy aquí! (risas)

Necesitaba preguntártelo. Y entonces después volviste a Suiza.
Danny:
Sí, y es muy difícil poder organizar algo si no tenés fondos o fuentes para hacerlo. Me había quedado sin dinero, y todo se volvió bastante depresivo, y tuve una gran desilusión con la parte del negocio de la música, sabés. Aún amaba a la música. Me di cuenta que, en general, a nadie le importaban las cosas verdaderas de la música que a mí sí me importaban, y es como que eso caló en mis huesos. Y después también está el hecho de que, si sos el baterista de alguien, estás apoyando a alguien que tiene cierta visión, y si eso sigue yéndose abajo, y después que lo intentaste otra y otra vez, después de un tiempo te quedás sin vapor. Y eso es exactamente lo que me sucedió a mí, no lograba ver lo que podía hacer. Básicamente tuve que parar de tocar música por unos años. Y más tarde, cuando volví a tener la necesidad de hacerlo, me compré una guitarra y aprendí unos pocos acordes. Pero ya venía escribiendo letras de mucho antes, desde cundo había llegado a Inglaterra por primera vez. Al mismo tiempo aprendía a hablar inglés, y eso me inspiró a ponerme a escribirlas. Así que me dije, “probemos con algo que sea desde un ángulo diferente”, sabés.

¿Por aquel entonces solamente tocabas la batería, o también cantabas?
Danny:
Sí. Nunca había cantado, solo tocaba batería. Intenté escribir canciones, y nunca pensé que podía salirme algo, hasta que más tarde me di cuenta que podía hacer buenas cosas. Nunca pensé que tenía ese talento, y entonces, después de esa pausa que duró cerca de 3 años, sin haberme siquiera acercado a un instrumento, me compré la guitarra, aprendí unos acordes, saqué mi libro con las letras de canciones que tenía escritas, y me puse a ver si lograba poner algo en marcha. Tocaba solamente para mí, en mi cuarto.

Bueno, eso significa que no perdiste tu tiempo.
Danny:
No, para nada, me puse a escribir canciones, pero esencialmente tuve que volver al comienzo, y empezar de vuelta. Porque pensé que, si iba a volver a hacer algo, tenía que ser algo que estuviera más bajo mi control. Y si escribís canciones, los otros músicos podrán irse, pero vos podés seguir adelante hasta que aparezcan otros, y de esa forma no tenés que andar encontrando alguien que escriba las canciones todo el tiempo. No es fácil encontrar un buen escritor de canciones, sabés. Pero a medida que pasaba el tiempo, mis amigos me decían, “¡oh cantás realmente bien, tenés una buena voz!”, y cosas así, y eso me dio la confianza necesaria para formar una nueva banda. Y eventualmente, después grabamos un álbum.

11¿El de “Wild at Heart”?
Danny
: Sí, así es como nombré al proyecto, y lo grabamos en Suiza, ya que al volver a casa todo tuvo más sentido a nivel ecológía, ya que yo tenía la cabeza quemada, monetariamente hablando, y fue mucho más fácil volver a empezar estando ahí. Ni siquiera estaba seguro si alguna vez se iba editar, pero yo quería grabarlo. Mucha gente comenzó a acercarse al estudio, y terminé llamando a Dave (Tregunna) para que toque el bajo en el álbum.

Siempre pienso que es como que existió una escena paralela en el rock inglés cuyos músicos pasaron, casi todos, por las bandas de los otros que también al componían. Digo, Dave Tregunna estuvo en los primeros tiempos de los Dogs D’Amour, después junto a vos en los Lords of the New Church, y años más tarde vos mismo pasaste un tiempo por los Dogs.
Danny: Bueno, eso se da porque de alguna manera todos tenemos los mismos gustos musicales, sabés. Y entonces es casi natural que conozcas gente que esté en tu misma onda, y después los llames, porque sabés que pueden hacer ese tipo de música.

Ok, continuemos con Wild at Heart entonces…
Danny:
OK, entonces grabamos el álbum con Dave y con un gran guitarrista que era amigo mío, y con quien también había estado en bandas anteriormente, pero siempre supe que no iba a ser una banda permanente. Dave vivía aquí en Inglaterra, y el otro tipo tenía su propio grupo, así que por un tiempo estuve buscando una banda que pudiera tocar en vivo. Y lo hice, pero no estaba muy feliz con ella, así que eventualmente pensé que debería mudarme de vuelta a Londres. Allí conocí a una chica que luego fue mi bajista, y con quien terminé relacionándome, lo que me motivó a volver aquí, ya que ella realmente quería ir a Londres. Entonces volví  en el 2010 y me encontré con Timo (Kaltio) y con Dave, que no estaban haciendo nada. Se la pasaban mirando TV, no estaban haciendo nada de música, y les dije, “chicos, quiero poner en marcha una banda, y Uds. Se la pasan sentados. Vengan a tocar conmigo” Y lo hicieron. Pero estaba mi novia, que ya tocaba el el bajo en el grupo, y al mismo tiempo yo quería que Dave esté en la banda. Y no podía tener dos bajistas, sabés. Ni tampoco quería echar a mi novia, que hacía rato estaba en la banda,  y que además venía haciendo un muy buen trabajo, era la mejor de todos, por lo que echarla hubiera sido muy injusto.  Pero Dave hacía tiempo que estaba tocando guitarra acústica en casa, ya que por entonces vivíamos juntos, y entonces le dije, “¿por qué no probás tocar guitarra rítmica?”, lo que era todo un desafío para él. Y así fue como finalmente Dave se unió al grupo como guitarrista. Y lo llamamos Tango Pirates.

Y a todo esto, finalmente vos estabas cantando en una banda. Y también era la primera vez en que no tocabas batería.
Danny: Bueno, ya había hecho lo mismo durante unos años, pero igualmente esa fue fue la gran experiencia.
12
Tango Pirates es un gran nombre para un grupo. Creo haber leído al historia en algún lugar, ¿pero me la podrías contar de todas formas?
Danny:
Desde ya. Los primeros músicos de blues de Chicago, al llegar a New York, no sabían muy bien para dónde ir, y entonces alguien comenzó a llamarlos Tango Pirates (“Piratas del Tango”) Podés buscarlo en Google, y aparte también hay algunas notas muy graciosas publicadas en el New York Times en los años ’20, donde dice que “habían llegado a las ciudades para seducir a tus hijas mediante el sexo y las drogas, ¡la música del diablo!”, y todo este tipo de cosas. “¡Cuidado con los tango pirates!” (risas) Y pensé que era increíble que nadie haya usado ese nombre hasta aquel momento. Es algo que es parte de la historia del rock and roll y nadie lo utilizó, sabés.

Supongo que estarás al tanto de que es uno de los estilos musicales por excelencia de mi país, Argentina.
Danny:
El tango era algo muy bandido en los años ’40, de hecho iban a la cárcel por bailarlo, ¿podés creerlo? Pienso que la Iglesia y el Estado estaban muy relacionados en aquellos tiempos, y supongo que la Iglesia se las ingenió para marginar al tango, ya que era algo que resultaba realmente frívolo, sabés.  Y después está todo eso de la sexualidad del tango, porque era algo muy sexual. Y si lo bailabas, te llevaban preso por 3 meses, si es que te agarraban. Desde ya, se originó en Sudamérica.

Ya que estamos, ¿recordás al grupo Bang Tango? Nunca me gustaron, pero como fuera, deben ser las dos únicas bandas del rock de la historia con la palabra “tango” en sus nombres.
Danny:
Tampoco me gustaban, para nada. Igualmente pienso que el nombre es muy pegadizo, se trata de recordar sólo dos palabras.

13Pero fuera de tu trabajo con los Dirty Strangers, los Tango Pirates siguen activos, ¿verdad?
Danny:
Bueno, en verdad sigo trabajando con ellos, pero de todas maneras, hubo una primera formación que duró por alrededor de 3 años, y después es como que los miembros del grupo estaban muy ocupados…Y yo quería trabajar más, y con gente que pudiera concentrarse en la banda. Antes que me diera cuenta, cada uno de ellos estaba en al menos cinco bandas, y al final no pude volver a juntarlos, y me aburrí de esperarlos.

Los Tango Pirates no editaron ningún álbum hasta el momento.
Danny:
Nunca hicimos un álbum, realmente nunca pude financiarlo. Así que hicimos EPs. Hasta el momento se editaron tres.

Bueno, Chuck Berry se la pasó editando singles y EPs durante muchos años. Salvo las recopilaciones, recién comenzó a lanzar LPs en los años 70.
Danny:
Lo sé. Y los Sisters of Mercy también hicieron sólo EPs durante un largo tiempo, antes de lanzar un disco. Es algo financiero, de hecho tengo canciones como para tres álbumes.

Y fuera de todo eso, finalmente te convertiste en compositor de canciones.
Danny:
Sí, y eso es algo que realmente me dejó perplejo, porque nunca pensé, o vi, que podía tener eso en mí, sabés. Y me sorprendió muchísimo. Ahora soy inmensamente feliz, ya que no necesito tanto de depender de otra gente. Puedo hacer lo mío. Y aparte, cuando hacés tu propio material, es algo que se ajusta más a quién sos realmente, hacia dónde querés ir, y cómo querés expresarte. Por supuesto, por otro lado se hace difícil encontrar gente que comparta tu manera de ver las cosas.

Gente que esté en tu misma frecuencia.
Danny:
Es todo un problema, pero aún así, resulta más fácil que el de encontrar gente que escriba canciones. Pero reitero, es una gran experiencia , y también me permite experimentar la música desde un ángulo diferente, lo cual, si sos un baterista, es algo totalmente distinto.

Los bateristas no son de escribir canciones…
Danny:
Normalmente no lo hacen, pero ayudó mucho a mi forma de tocar batería, porque ahora me centro más en eso, que en el show en sí.

¿Estás componiendo canciones exclusivamente por las tuyas, o también con alguien más?
Danny:
Escribí solo durante mucho tiempo, porque no tenía un colega para hacerlo, pero después algunos empezaron a co-escribir conmigo. Escribí muchas canciones con Dave, y algunas con mi chica. Hubo otro gran guitarrista en la segunda formación del grupo de quien estaba muy cerca, y en la misma onda, por lo que hay muchas grandes canciones que aún no fueron grabadas, y que son muy buenas.

Sé que, si bien fue de forma muy breve, alguna vez pasaste por los Dogs D’Amour…
Danny:
Eso fue algo, digamos, intermedio. Hice una gira con ellos, pero nunca fui integrante estable. Creo que hoy día no tienen formación fija, son sólo cuatro personas que salen de gira.

Entonces eso sucedió antes que la formación original vuelva a juntarse, que igual terminó siendo algo muy efímero.
Danny:
Exactamente, fue así. ¡La banda original era grandiosa!

14

Alan Clayton, Danny y Brian James: la actualidad les sienta bien

Ok, yendo al presente, ¿cómo fue que terminaste tocando en los Dirty Strangers?
Alan:
¿Querés que salga de la habitación? (risas)
Danny:
Sabés, como dijo Alan, nos conocíamos desde hacía mucho tiempo. Vi muchísimos de sus shows. Y supongo que estaban precisando un baterista, y entonces me llamaron.
Alan: ¿Querés saber cómo me hice amigo de Dave Tregunna? Eso se dio porque Dave tocó en la banda de mi padre. Dave y Danny eran íntimos amigos, y entonces Danny era de venir a ver mis shows. Y de hecho hacía mucho que no lo veía…
Danny: Los Tango Pirates y los Dirty Strangers hicieron juntos algunos conciertos, así que nunca perdimos contacto. Y también hubo un par de ocasiones en las que el baterista anterior, George, no pudo tocar con ellos, y yo lo reemplacé.

¿Planean granar un nuevo disco con Danny como miembro fijo? Eso sí, por favor que esta vez no les vuelva a llevar 4 años hacerlo…
Alan:
(Risas) Sí, oh no no no…
Danny: ¡Jajaja!
Alan: Lo sé, somos famosos por eso. Fue un buen timing, ¿no Danny? Danny reemplazó a George en un par de shows, y fue genial. Y Danny también captó todas nuestras canciones.
Danny: Bueno, intentaba progresar…

15

Dave Tregunna y Danny: la combinazione vincente

Te formulo la misma pregunta que le hice a Alan en su entrevista, y en la que también participaste. ¿Cuál es tu opinión sobre la actualidad de la escena musical?
Danny:
Algo me importa. Me gustaría ser esperanzado y ver que el rock vuelve a hacerse algo fuerte pero, honestamente, no veo que eso esté ocurriendo ahora. Veo que los músicos de antes aún lo hacen bien, y que hay mucha nostalgia, y después chicos jóvenes intentando ser algo que en realidad no son, o tratando de ser otras personas. Y extraño eso de la personalidad, personajes fuertes, como solía haber. Y tanto la internet como las redes sociales tienen mucho que ver con eso. La interacción social ha cambiado, y eso se refleja en casi todo. Pero con suerte todavía hay chicos jóvenes rockeando, así que espero que algún día eso vea la luz.
Alan: No tiene que ser necesariamente rock´n´roll para que tenga un mensaje, si alguien tiene algo decente para decir lo puede hacer con cualquier tipo de música.
Danny: Veo en TV a chicos  que les preguntan, “¿qué querés ser cuando seas grande?” Y ellos contestan, “quiero ser famoso” Pero no dicen “quiero ser cantante”, o “quiero ser pintor de cuadros” Sólo quieren ser famosos.

Bueno, ahora sí, ¡muchas gracias a ambos!
Alan:
¿Todo bien con la entrevista?

Desde ya, ¡fue más de lo que esperaba! Y aparte fueron suficientemente extensas, como para que no quede nada afuera.
Danny:
¡Genial!
Alan: Sí, ¡y es algo que siempre va a resultar interesante leer!

16