ANDY WHITE | BEATLE POR UNA SESIÓN

Standard

Publicado en Evaristo Cultural el 24 de noviembre de 2015

Ringo Starr siempre recordó el episodio como “uno de los peores momentos de su vida”. Aquel 11 de septiembre de 1962, Ringo llegó a los estudios de la compañía EMI en Abbey Road para encontrarse con la imagen de un músico ignoto sentado en el banquito de su batería Ludwig. Pasmado ante la situación imperante, el baterista de los Beatles desconocía por completo que George Martin, el legendario productor del grupo, se había quedado completamente insatisfecho con su desempeño durante la sesión de estudio reciente en la que los Beatles grabaron las canciones Love Me Do y P.S. I Love You (las que más conformarían el primer single editado de los Fab Four) y que así las cosas, por estricta sugerencia de su asistente Ron Richards, Martin, a quien no le temblaba el pulso a la hora de tomar decisiones repentinas (mucho antes que los egos de Lennon y McCartney comiencen a hacerlo), había optado por contratar a un talAndy White, uno de los tantos músicos de sesión que trabajaban para la EMI, para hacer mejor su  malogrado trabajo. De nacionalidad escocesa y bastante mayor que Starr, White (de quien tal vez incluso muchos de los fans de los Beatles más acérrimos no conozcan su nombre) terminó realizando una labor sólida y quedándose con el puesto de baterista para las dos canciones, dejando así a Ringo fuera del proyecto, tal como le había sucedido dos meses antes a Pete Best (el primer baterista de los Beatles), cuyo trabajo tampoco había dejado a George Martin conforme. White recibió algo más de 5 libras esterlinas por su trabajo de tres horas para registrar junto a Lennon, McCartney y Harrison las dos canciones que integrarían el primer simple de la banda (paga que también incluyó el costo del traslado de su instrumento), y absolutamente ni un penique de royalties, aún cuando ambas canciones acabaron formando parte del álbum debut Please Please Me, que se lanzó en marzo de 1963. Love Me Do y P.S. I Love You, respectivamente, finalmente tuvieron a Ringo tocando pandereta y maracas, encabezando el lado B del disco, y con plena participación de White, si bien los créditos del disco lo indican erróneamente a Starr como baterista en ellas.

Otros trabajos célebres de White como sesionista incluyeron el hit de Tom Jones de 1965 It’s Not Unusual, así como canciones de la década del ’60 de Chuck Berry, Rod Stewart, Burt Bacharach, los Herman’s Hermits y Lulu, entre otros, y que le valieron el título de “uno de los bateristas ingleses más ocupados de fines de los ’50 hasta mediados de la década del ‘70”, antes de terminar mudándose a los Estados Unidos en los años ’80, donde se desempeñó primordialmente como profesor de batería, y habiendo dejado atrás su pasado de pop para unirse a agrupaciones de música tradicional escocesa, hasta que en 2008 el grupo The Smithereens lo convocó para tocar en su versión de P.S. I Love You, tras haber lanzado el año anterior Meet the Smithereens!, el disco tributo a los Beatles en que la banda replicó el álbum completo Meet the Beatles! a su estilo. El paso provisorio de White por el combo de Liverpool dejó como legado su certificación de “quinto Beatle”, un club que eventualmente también incluye a Stuart Sutcliffe (el bajista original de la banda), Pete Best y el baterista Jimmie Nicol (más conocido por haber reemplazado a Starr en una serie de conciertos en plenaBeatlemania en 1964)
Tras sufrir un ataque al corazón a los 85 años, White falleció el pasado 9 de noviembre en Caldwell, New Jersey, ciudad en la que se instaló tras abandonar el Reino Unido, y donde más de medio siglo antes tuvo sus tres horas como sesionista (y sus cinco minutos de fama extendida) junto a la banda más grande de música pop de todos los tiempos.