EL ROCK BRASILERO PERDIDO | ENTREVISTA A NELIO RODRIGUES

Standard
  • Publicado en Evaristo Cultural el 13 de enero de 2016

    Independientemente de la biología, siempre estuve muy interesado en todo lo que tenía que ver con la música” La frase resulta ser la mejor tarjeta de presentación del escritor y periodista brasilero Nelio Rodrigues, que en cierta oportunidad decidió dejar atrás su pasado como investigador y profesor universitario para volcar sus energías, deliberadamente de forma más satisfactoria, en indagar sobre las historias jamás reveladas sobre las bandas de rock de su país, aquellas que pasaron desapercibidas por el público general. Nelio nació en la ciudad de Recife, capital del estado de Pernambuco, noreste de Brasil, pero su familia terminó mudándose a la ciudad de Rio de Janeiro cuando tenía 3 años de edad. Devoto incondicional de la historia del rock, cambió las aulas de la universidad, donde había desarrollado su carrera académica a lo largo de casi dos décadas, por su rol de escritor en el área que lo venía seduciendo desde mucho antes. Para su primer libro, Os Rolling Stones no Brasil, do Descobrimento à Conquista (1968-1999), y que lamentablemente sólo contó con una edición local, se quemó las pestañas recopilando historias prácticamente ignotas, así como las decenas de fotografías que permanecían inéditas hasta el lanzamiento del libro, sobre las visitas individuales del grupo a su país desde fines de la década del ’60 (un viaje inicial de Mick Jagger en calidad de turista curioso al por entonces extraño y pintoresco país sudamericano), hasta la que fuera por ahora última visita de su banda a Brasil, en 1998, y que sumará otro capítulo cuando los Stones vuelvan a presentarse allí en febrero de este año como parte de su nueva gira latinoamericana. Al cabo de unos pocos años editaría su segundo libro, Sexo, Drogas e Rolling Stones, la biografía más completa del grupo lanzada en el país hasta el momento, para luego entonces sí dedicarse a su proyecto más afanoso, el de inspeccionar el territorio de los artistas de rock desconocidos brasileros de las primeras décadas, las que forjaron el estilo antes de su popularidad masiva, y que finalmente vieron la luz bajo el título de Histórias Secretas do Rock Brasileiro, publicado en 2014, su último trabajo hasta la fecha, obras sobre cuyos datos y anécdotas el autor se refiere en esta entrevista realizada en Rio de Janeiro a principios del último mes de diciembre.

    ¿Cuándo y especialmente por qué motivo abandonó su carrera universitaria para comenzar a escribir sobre música?
    Soy biólogo, hice un postgrado en Botánica en la Universidad de Sao Paulo, pero luego me formé aquí en Rio, donde di clases en la universidad durante 17 o 18 años. Que es en verdad donde siempre viví, solamente salí de aquí cuando me fui a estudiar a Sao Paulo. La universidad era muy buena en el área de biología, pero financieramente comenzó a depreciarse, y generó una deuda enorme. Se fueron muchos profesores. De hecho hoy ya no existe más. Coincidentemente siempre había pensado en ponerme a escribir sobre las visitas que los Rolling Stones habían hecho a Brasil. Yo tenía una amiga cuyo padre era dueño de una editorial, y él me preguntó si yo estaba dispuesto a escribir un libro sobre esas visitas.

    1 (4)¿Pero cómo es que pasó de una cosa a otra tan distinta?
    Me encanta la naturaleza, pero la música siempre me resultó algo pasional. No llegué a tocar en una banda porque nunca tuve talento para eso, pero de alguna manera siempre estuve envuelto en lo relativo a lo musical. Pero por alguna razón nunca me consideraba demasiado bueno para ponerme a escribir. Y entonces me volqué de lleno a la carrera universitaria. Pero dar Clases nunca fue lo mío, lo que más me gustaba hacer era investigar, por lo que abandoné en 1999. No sabía bien qué hacer, tal vez buscar otra universidad, y fue ahí cuando surgió la posibilidad de escribir un libro. Decidí cambiar de vida, y dedicarme a escribir. Volver a intentar algo en la universidad a esa edad, a los 50 años, era algo muy difícil. Pero mi sueño era escribir, y sobre todo contar la historia de las visitas de los integrantes de los Rolling Stones al Brasil. Sobre aquel primer viaje de Jagger al Brasil, en 1968, casi nadie se enteró. Incluso los medios de la época, mezclan los hechos de las dos primeras visitas de Jagger y Richards como si fuera una única vez. A lo largo de mi vida jamás trabajé en música, pero siempre fui coleccionista de discos, y siempre la adoré. Desde aproximadamente 1965, fui acumulando material del grupo (discos, libros, revistas, etc.) Ya tenía bastante material reunido como para ponerme a trabajar en el linro, pero tuve que investigar aún más para poder reunir más información. Escribirlo me llevó más o menos unos ocho meses. Entrevisté varias personas que habían tenido contacto con ellos aquí en Brasil, y por primera vez esas lograron ser narradas, lo que terminó convirtiéndose en Os Rolling Stones no Brasil.

    2 (5)Fue allí cuando se puso a trabajar en su segundo libro…
    Hacía rato que venía escribiendo en internet para Senhor F, una revista online que se dedicaba a la historia del rock brasileño, básicamente de los años ’50, ’60 y ’70. De a poco fui acumulando muchas historias de bandas, que tampoco habían sido contadas anteriormente, como muchas de las que integran mi primer libro sobre los Stones. Bandas excelentes, que muy poca gente conocía, algunas de ellas con discos maravillosos. Y pensé que muchas de esas historias, con el paso del tiempo, iban a pasar al olvido. Entonces decidí escribir un libro, porque creo que desde que se imprimen, de alguna forma uno las está preservando, aún cuando Histórias Perdidas do Rock Brasileiro terminó siendo un libro chico, cuya edición yo mismo financié, y con el que no quedé muy conforme con la gráfica que hizo la editorial, ya que estamos.

Supongo que para entonces ya se había dado cuenta que su labor no había sido en vano…
Sí, me di cuenta que había una cierta demanda para cosas de ese tipo. Con Os Rolling Stones no Brasil, el público llegó a conocer historias hasta entonces desconocidas, y con el libro de historias perdidas del rock local sucedió lo mismo.

3 (3)¿El libro abarcó artistas de todo su país?
No, fueron básicamente bandas de Rio de Janeiro. Algunas que ya conocía, otras que terminé conociendo a través de personas a las que accedí, incluso algunas que yo había visto en vivo en aquella época, lo que me permitió detallar historias sin tener que recurrir a información secundaria. Al poco tiempo empecé a escribir para una revista impresa llamada Poeira Zine, siempre sobre bandas desconocidas, y que por ende habían pasado como inexistentes. Nadie jamás había escrito sobre ellas. El problema fue conseguir una editorial que estuviera interesada en publicar esas historias, sobre ese lado B de la música.

¿Cuál fue el motivo que lo llevo a realizar un segundo libro sobre los Rolling Stones?
Fue mi amigo, el periodista José Emilio Rondeau, quien me convocó para escribirlo junto a él. José había comenzado su carrera como periodista aquí en Rio, y después vivió durante muchos años en Los Angeles, trabajando como corresponsal para Brasil junto a su mujer, también periodista. Así como también terminé ayudándolo en un filme que él dirigió y editó junto a su esposa, que se llamó 1972, en cuya banda de sonido había artistas de rock brasilero de ese año, y también algunos internacionales. Fue a partir de allí que nos conocimos, y que nuestra amistad se tornó fructífera. Y entonces hicimos el libro sobre Stones, que es más que nada biográfico, pero que también incluye la parte brasilera. Hasta ese momento se había publicado poco y nada sobre ellos aquí en Brasil, al mismo tiempo que muchos de libros de rock extranjeros comenzaban a tener sus versiones en portugués. El mercado de la música comenzó a crecer muchísimo, y eso trajo aparejada la edición de muchos libros, tanto es así que Sexo, Drogas e Rolling Stones tuvo una tirada inicial de doce mil copias. Llegó a pasar 1 semana entre los diez más vendidos, según el Jornal do Brasil, y es posible que se esté reeditando de aquí a poco.4 (3)

Paralelamente comenzó a escribir más en diarios y revistas locales…
En ese momento fui invitado a escribir el texto para un CD de una banda brasilera que se editó en Alemania, y fue entonces que una grabadora portuguesa llamada Groovie Records me convocó para algunos lanzamientos en vinilo que iban a hacer de artistas brasileros, discos que se editaban para el mundo, de todos los estilos (garage, psicodelia, etc.), y también para algunos discos nacionales. También di algunos cursos sobre rock brasilero, principalmente en bibliotecas públicas, tanto aquí como en Sao Paulo.

Su último trabajo hasta el momento se llama Histórias Secretas do Rock Brasileiro. ¿El libro continúa con la misma línea de investigación que había realizado anteriormente?
Así es, pero con mucho más detalle y extensión. El libro se especializa sobre todo en bandas de Rio de Janeiro desde los ’60, hasta mediados de los años ’70, en verdad una selección de bandas de estilos diferentes, y que también habían sido ignoradas.

¿Cómo resulta dedicarse a escribir sobre rock brasilero en Rio? Quiero decir, es evidente que en una ciudad como Sao Paulo el rock se siente mucho más, acaso aquí no suelen ser más tradicionalistas?
Es verdad, aquí somos menos rock. El universo de Rio de Janeiro es bastante diferente, porque cuando el rock llegó a la ciudad se encontró con una cultura musical muy diferente, una cultura que tiene que ver más con la tradición brasilera, la de la canción samba, y de la bossa nova. En verdad el rock llegó antes que la bossa nova, pero aún así tuvo que enfrentar una cultura musical muy rica proveniente de muchas partes distintas del país. La música bahiana, el forró, las cosas del carnaval, el choro, etc. Entonces el rock no encontró un campo muy fácil. digamos. No había posibilidad que se convierta en un estilo dominante, sobre todo aquí en Rio, que es donde surgió la bossa nova. O la canción samba, recordemos que por entonces Rio aún era la capital del país. Esa movida estaba centralizada en Copacabana, con música en vivo, ya en la década del ’40, escena que condensaba la bohemia imperante de aquel momento.

5 (4)¿Los músicos de bossa nova o samba lo aceptaron?
No, en absoluto. Muchos sambistas eran anti-rock, y los de bossa nova lo consideraban un estilo musical inferior, ya que el bossa es más sofisticado. Por lo que el rock se encontró con una resistencia. Creo que fue en 1966, si mal no recuerdo, que hubo una manifestación contra la guitarra eléctrica, encabezada por la cantante Elis Regina. En realidad los programas dedicados al samba, al bossa nova, o a la MPB (música popular brasilera) estaban perdiendo audiencia. Por ejemplo, La Jovem Guarda, el programa de Roberto Carlos, tenía artistas que usaban guitarra eléctrica, y el programa estaba dominando la escena, y los estilos brasileros comenzaron a perder espacio. Era la época del ié ié ie, como solía llamarse al rock aquí.

¿Y entonces cómo es que el rock brasilero hizo para sobrevivir en la época de la dictadura militar?
El rock que sobrevivió en esa época fue el rock radiofónico, que en verdad era más pop. Las bandas más contundentes no tuvieron muchas chances. Fueron pocos artistas los que dominaban la escena. Rita Lee, Os Mutantes, incluso Secos e Molhados, fueron pocos los que tuvieron la oportunidad de escribir canciones que eran pasadas en la radio. Pero todo cambió en 1967 con la llegada del tropicalismo, que demostró que e rock podía tener un lugar especial mezclando la guitarra de Joao Gilberto con el sonido de la de Jimi Hendrix, y así establecer un “rock brasilero”, pero no porque haya estado hecho en Brasil, sino por utilizar elementos de la cultura musical brasilera. El caso más representativo es el de Os Mutantes. Caetano Veloso y Gilberto Gil le mostraron el camino.

¿Se encuentra trabajando en algún proyecto nuevo?
Una vez más estoy haciendo algo referente al rock brasilero, sobre todo de Rio, que no llega a ser una enciclopedia de los artistas de los ‘60s y ‘70s, sino que va a ser más una especie de guía. Y un segundo proyecto que tiene que ver con la entrada del rock en Brasil, lo que abarcaría el período de los primeros éxitos de Bill Haley en el país, hasta la llegada de los Beatles.

Lo que le va a llevar bastante trabajo…
Claro, es mucho. De hecho todavía no decidí por cuál empezar.