PETER TOSH: “LA PAZ ES EL DIPLOMA QUE OBTIENES EN EL CEMENTERIO”

Estándar

Después de tanta cosa escrita sobre su figura, no resulta difícil deducir que Peter Tosh no era lo que se dice precisamente un hombre de paz. Pero sí un ferviente revolucionario muy creyente de sus convicciones y dispuesto a luchar por ellas al costo que sea. Como le dijera a la audiencia en el famoso concierto One Love Peace de Kingston en 1978, “la paz es el diploma que obtienes en el cementerio” Sabía lo que estaba haciendo, y aunque hoy resulte imposible de creer, dadas las circunstancias que rodeaban a su país por aquellos años, Tosh arriesgó su vida con uno de los discursos políticos más apasionados y peligrosos que haya dado un músico. Y peor aún, dirigiéndose a los dos principales políticos de Jamaica, el primer ministro Michael Manley y Edward Seaga, el líder de la oposición, que estaban presentes en el festival aquel día. Tosh, entonces, más que nada, creía en la acción. Al fin y al cabo había sido el miembro militante por excelencia de los Wailers, la banda de reggae más grande del mundo, pero en comparación con él, Bob Marley parecía una simple estrella del pop. La retribución fue inevitable y llegó cinco meses después, el día en que fue llevado a una estación de policía y golpeado implacablemente hasta que le abrieron el cráneo. Pero sobrevivió haciéndose pasar por muerto.