ENTREVISTA: FRED RASPAIL Y LAS CANCIONES SUCIAS DE FOLK FRANCESAS

Standard

Publicado en Revista Madhouse el 13 de agosto de 2016

Un francés que compone y toca canciones oscuras de country y blues no es cosa de todos los días. Y menos si las tonadas vienen acompañadas de sonidos fantasmales. Fred Raspail llegó por primera vez a Buenos Aires para compartir una gira junto al músico local Pablo Krantz, que también lo está paseando por La Plata, Córdoba Capital, Concordia, Ushuaia, Santiago de Chile y Montevideo, y que además le dio luz a un CD split titulado “Un Café Avec Pablo Krantz & Fred Raspail”.
Entre canciones desoladas bajo la luna de amor perdido y diablos descorazonados, hablamos con el “Johnny Cash francés”, tal como fuera bautizado en Alemania, para ver si conseguíamos adentrarnos en su mundo. Y casi que lo logramos.

¿Es tu primera vez en Sudamérica? ¿Cómo se dio la visita?
Sí, es mi primera vez aquí, y la historia es bastante peculiar. Conocí a Pablo Krantz a través de un amigo mío de Lyon, que es también donde yo vivo. Ese amigo me comentó que Pablo estaba buscando shows para hacer en Europa en marzo de este año. Me puse a escuchar sus canciones y decidí ayudarlo, y entonces le conseguí una gira de dos semanas por Suiza, Alemania y Francia. Luego Pablo me dijo “¡Venite a tocar a Sudamérica cuando quieras!” Al principio no me lo tomé muy en serio. Pero una vez en Berlín, me puse a charlarlo con unos amigos que trabajan en la exportación de música francesa, que me pasaron algunos contactos con la embajada francesa. Entonces me contacté con Alain Maudet, que trabaja en la embajada de Francia aquí en Buenos Aires, y así fue como comenzó todo.

Vi tu show junto a Pablo hace unos días. Por lo que presencié, tenés un estilo mezcla de folk, blues oscuro y country. Leí que solés definirlo como “canciones sucias de folk francesas”. ¿Cuál sería la mejor forma de describirlo?
Bueno, estoy mayormente inspirado por material viejo…Johnny Cash es una gran influencia, pero también me inspiran todos esos músicos viejos “de las raíces”. Rebético, blues del Delta, canción francesa antigua, garage, swing…Y también punk. ¡Me gusta darles esa energía que tiene el rock and roll! Realmente no me reconozco como músico del pop francés actual. Soy más que nada un artista europeo. Toco muchísimo en Alemania, Holanda, y todo lo que es Europa Central. Hago unos 70 shows al año, y sólo 10 en Francia. Pero a la gente le gusta mi música porque tengo una forma francesa de hacer las cosas. Hago canciones sucias de folk francés, ¡que son mi propio estado de libertad! Canto en francés, en inglés, y también en alemán. Me gustaría escribir algunas en español, pero antes tendría que mejorarlo muchísimo.

EL FRANCÉS SOLO BIEN SE LAME.
¿Comenzaste tu carrera como parte de un grupo, o siempre fuiste solista?
Casi siempre. Pero eso fue definitivamente algo que elegí. Me fascinan los “one man band”, todos aquellos que conocí en Europa, como Delaney Davidson o Beat Man. Pero también significa una forma de sentirse realmente libre. Puedo cambiar lo que quiera mientras toco. No me gustan los hábitos. Tengo a la “orquesta fantasma” conmigo (N.: se refiere a los sonidos pregrabados de los que se suele acompañar en escena) ¡Y me siento tan bien cuando estoy de gira! No necesito a nadie que me diga lo que tengo que hacer.

Vivís en Lyon. ¿Se puede hablar de una escena musical propia de la ciudad, o de París, de la manera en que ocurre en los EE.UU. o en Inglaterra?
¡Ojalá la hubiera! Existe algo así como una escena de la electrónica en Lyon, pero nada que ver conmigo. Como te dije antes, me siento mejor en Europa Central. En Munich, por ejemplo, que es la ciudad donde está mi sello y que es increíble. Y en verdad me siento más parte de eso que de otra cosa. Tenemos nuestra propia tienda de vinilos, y los músicos son todos realmente buenos, ¡y ciento por ciento de mente abierta! De Francia me gusta el tipo de vida que puedo llevar entre las giras. Ya que viajo solo, necesito tiempo para descansar, y para alimentarme bien.

¿Cómo es hoy día vivir en Francia para un músico joven? ¿Creés que es lo mismo que en el resto de los países europeos?
Insisto, me siento mucho mejor en otras partes de Europa. La escena francesa se convirtió en algo demasiado profesional, según mi punto de vista. Lo cual es una vergüenza respecto a lo básico de la música, que es el placer y la libertad.

De alguna manera hay cambios a nivel mundial que la afectan, como es el caso del streaming, u otras situaciones que trajo aparejada la internet. ¿Pensás que esto representa algo positivo, o más bien lo contrario?
Me puedo basar en mi propia experiencia. A los 20 años tenía un único objetivo: que me contrate un sello discográfico grande. Creo que eso es algo imposible ahora. Yo puse en marcha mi propia compañía en Francia, Bonfeeling Records, y también soy parte de Gutfeeling Records en Alemania. No nos distribuyen en las grandes cadenas de disquerías. Trabajamos con las independientes. Producimos vinilos y CDs, y vendemos un montón los días de los shows. Y así, nos acercamos a la gente y hacemos lo que para aquí estamos, que es compartir la música, aun cuando está en internet, y gratuita. Por lo que diría que sí, que esos cambios son muy interesantes.

EL CLUB DEL RITMO
Paralelamente, eso tal vez te lleve a tener un ritmo más constante al hacer música…
Trato de escribir y grabar un montón. Hago un EP o un LP por año, eso es muy importante para mí. Suelo tener muchas ideas, ya que paso mucho tiempo de gira. Al mismo tiempo los produzco yo mismo, lo que quiere decir que grabo todo solo, ¡y amo eso! Algún que otro viejo micrófono maldito, una laptop, y listo. Trato de acercarme a las raíces y a la energía del rock and roll que son propias de los shows. El estudio es un lugar abierto, y con la puerta abierta, por eso amo invitar a amigos. Estoy muy contento con mi nuevo LP “Warngauer Strasse”, que va a ser editado en octubre en Europa, y que tiene que ver con ese espíritu de grabar de forma fácil, en vivo, y libre.

¿Y ahora cuáles son los planes futuros?Fueron 5 meses “on the road” durante 2015 y 2016. Alemania, Polonia, Holanda, Bélgica, República Checa y ahora esta gira por Sudamérica, que fue un verdadero regalo. Argentina, Chile, Uruguay…No va ni la mitad de las fechas y ya quiero estar de vuelta. Así que el plan es realmente muy simple: salir de gira por los países, conocer a toda esa gente increíble, regresar a casa, escribir nuevo material y nuevamente salir a la carretera. Puedo decir que soy un artista feliz.

DISCOGRAFÍA
Fred Raspail (LP, 2011)
My Baby Left Me (EP, 2013)
French Ghost Songs Part 2 (LP, 2014)
La Grapa Du Diable (junto a G.Rag/Zelig Implosion, Maxi EP, 2015)
Warngauer Strasse (LP, 2016)

(Más data en el website de Fred Raspail)

Advertisements