CILLA BLACK (1943-2015) | ADIÓS A LA REINA DE LOS SÁBADOS A LA NOCHE

Standard

Publicado en Evaristo Cultural el 3 de agosto de 2015

Cuando John Lennon le sugirió confiadamente a Brian Epstein que debería concederle una audición a una tal Cilla Black, su manager optó por no prestarle suficiente atención. Epstein vivía a ritmo sobresaltado y con la agenda completa. No sólo debía encargarse del avasallador éxito de los Beatles, sino que además tenía a su cargo un vasto catálogo de artistas que mantenían su vida completamente ocupada. Pero Lennon le insistió una vez más, y la ignota Cilla finalmente tuvo su oportunidad. Pero al final de aquella audición, a pesar del invalorable honor de haber tenido a los Fab Four como banda de acompañamiento, la experiencia resultó ser un perfecto desastre. “Elegí cantar ‘Summertime’, pero a ultimo momento deseé que hubiera sido otra canción. No la había ensayado con los Beatles, y se me ocurrió que la iban a tocar en el tono equivocado”, declaró Black. “Pero ya era demasiado tarde. John me guiñó el ojo una última vez,  y comenzaron a tocar. Tuve razón al preocuparme. La música no estaba en mi tono y ya era muy tarde como para que cualquier ajuste de último momento que ellos intentaran me salve. Mi voz sonó horrible. Destruida, y con ganas de morirme, luché hasta el final” Pero tiempo después, tras verla actuar en un club, Epstein le dio a Cilla una nueva chance, y terminó contratándola a fines de 1963, para asimismo convertirla en la única artista femenina del listado de artistas que manejaba. Lennon había conocido a Cilla el año anterior, en los días en que los Beatles se presentaban en el legendario club The Cavern de Liverpool, donde Black trabajaba como empleada del guardarropas del lugar.

Priscilla Maria Veronica White había nacido en Liverpool en 1943, y también soñaba con triunfar en el mundo del entretenimiento. Y fueron justamente sus presentaciones improvisadas en The Cavern, mientras se tomaba un respiro de su puesto de trabajo, que llamaron la atención de sus conciudadanos liverpudlianos los días de concierto. El resto es historia. Tras el consejo de Lennon a Epstein, éste se la presentó a George Martin, quien al poco tiempo la hizo firmar para el sello Parlophone, donde registró su primera canción Love of the Loved, directamente de la autoría Lennon-McCartney. Pero fue su segundo simple editado, la canción de Burt Bacharach y Hal David Anyone Who Had a Heart, que le valió su primer número uno en las listas británicas e inauguró una cadena de sucesos que treparon alto en las listas, y con un repertorio destacado que incluyó composiciones de Randy Newman, Phil Spector, más otras provenientes del catálogo beatle (‘It’s For You’, compuesta exclusivamente para Cilla), así como versiones de ‘Yesterday, ‘Across the Universe’, ‘For No One’ y ‘The Long and Winding Road’, por sólo nombrar algunas. El éxito de Black trascendió lo estrictamente discográfico, lográndole en 1968 su propio show televisivo Cilla (cuya canción de presentación era ‘Step Inside Love’, esta vez escrita por Paul McCartney en solitario), carrera paralela que se extendió hasta 2003, y transformándola en una de las grandes divas de la pantalla chica inglesa, lo que oportunamente le valió el rótulo de “reina del sábado a la noche’.
Cilla, la gran protegida de los Beatles y reina de la televisión inglesa, “tesoro nacional británico”, que alguna vez declaró su deseo de tener un epitafio en su tumba que rece “Aquí yace la cantante”, y no “la presentadora de TV”, falleció este último 1 de agosto a los 72 años en su casa de Estepona, en la Costa del Sol española, por causas naturales.

 

Advertisements